Buscar
01:34h. Sábado, 21 de septiembre de 2019

Sesiones de entrenamiento en pista: la forma más eficaz de mejorar la velocidad del corredor

Los entrenamientos en pista constituyen uno de los medios más eficaces para incrementar nuestra velocidad en carrera, así como una de las mejores maneras de practicar el control del velocímetro de cara al día de la competición.

Foto: deportes.info
Foto: deportes.info

Se trata de sesiones parecidas al fartlek, en el sentido de que las tiradas corriendo más rápido están separadas entre sí por intervalos de recuperación, lo que permite que no perdamos de vista el ritmo y que nos hagamos una idea precisa de lo que seremos capaces de hacer en el momento de la carrera señalada en rojo en nuestro calendario.

Mario Fraioli nos recomienda en su Guía oficial Rock'n'Roll de entrenamiento para maratón y medio maratón que estas sesiones en pista se introduzcan en el programa de entrenamiento solamente después de que las aceleraciones y desaceleraciones se hayan convertido en parte regular de nuestra rutina semanal y de que nos hayamos divertido con unos cuantos entrenamientos de fartlek.

El motivo que nos da, desde su punto de vista de entrenador, es la tendencia entre los corredores novatos a excederse la primera vez que se meten en una pista, por lo que resulta más efectivo centrarse primero en entrenamientos basados en el esfuerzo y reservar la persecución de las cifras en el cronómetro para un momento posterior de nuestro programa.

 

Metodología

Al empezar a realizar un entrenamiento en pista, lo más aconsejable es calentar con 2-3 kilómetros de trote suave y luego efectuar una serie de 4-6 aceleraciones y desaceleraciones con la finalidad de dejar las fibras musculares de contracción rápida listas para el trabajo.

La mayoría de las sesiones descritas en los planes de entrenamiento totalizan entre 3 y 8 kilómetros de intervalos entre cortos y medios a ritmos más rápidos que el de competición en medio maratón o maratón que hayamos establecido.

Debido a su mayor intensidad, los entrenamientos en pista son exigentes para el organismo, por lo que deben tratarse siempre con el respeto que merecen. Así, con realizarlos una vez a la semana o incluso en semanas alternas puede ser suficiente.