Buscar
19:31h. Sábado, 16 de Febrero de 2019

Correr con corazón

En la maratón de Coruña, nueva sorpresa. No es noticia por ser nuevamente Campeonato de España o lograrse una mínima de un atleta de élite para el mundial. Se trata de un acto de generosidad, uno de los atletas de élite invitados dona íntegramente su premio económico por asistir a la carrera a tres tipos distintos de ONG: AECC, CARITAS y ALZFAE, un atleta que prefiere pasar en el anonimato.

“No me sobra el dinero, es un momento complicado para los deportistas, en el atletismo las becas se han reducido enormemente y obtener un potente patrocinio es realmente complicado. Personalmente puedo decir que si sigo en el running es por amor a este deporte y lo que le rodea, derrotas y victorias, vivir tus sueños y los de otros, ser parte de esa gran familia que formamos los atletas”, comenta.

Como muchas empresas, la suya tiene problemas económicos, lo cual hace prever una posible reducción del personal y teme por su trabajo. Sin grandes ahorros y sin tener grandes ingresos como atleta pese a estar en lo más alto de su disciplina, hace esta donación gracias a otra atleta de élite, Yolanda Gutiérrez Robles.

Yolanda, de 33 años, descubrió el atletismo a los 25 y no hizo más que subir en picado hacia lo más alto de este deporte en la disciplina del maratón; ya logró una medalla nacional pero su gran sueño está aún por alcanzar: lograr ser olímpica. Miel en los labios al ver que podía lograrlo tras su evolución en estos años pero en su última temporada atravesó una seria lesión que pospuso esa bonita evolución. Esta situación no le arrebató su sueño, tocó hacer un pequeño paréntesis hasta el día de hoy, en el que parece que vuelve a subir como la espuma, por lo que se abre nuevamente la posibilidad de que la veamos en las Olimpiadas 2016. Lo consiga o no, tendrá la conciencia tranquila sabiendo que luchó por su sueño.

 

El porqué

La causa de que se hiciera esta donación por la influencia de Yolanda Gutiérrez nos la cuenta nuestro atleta anónimo:

"Nunca habría hecho una donación de tal cuantía sabiendo que quizás me quedo mañana sin trabajo. ¿Locura?, quizás, pero es agradable hacer caso al corazón y no a la cabeza. En la vida hay cosas que te cambian, cosas y personas. Yo desde pequeño he tenido un grupo de gente muy selecta en mi mente como referencia por distintas acciones o formas de vivir su vida, ya puede ser desde mi abuelo, todo un caballero serio y elegante pero que después en su entorno cercano y querido no dudaba en hacer cualquier cosa por sacarnos una sonrisa, incluyendo alguna pequeña 'gracia'. Dentro del atletismo, si me preguntaban quién podía ser mi referencia, daba el nombre de un buen atleta ganador de numerosas carreras populares pero sin llegar a pertenecer a la élite, una persona que podría haber corrido mucho más pero que, como él decía, el equilibrio perfecto lo tenía donde estaba, sin alargar más los entrenamientos y su dureza pese a poder lograr grandes cosas si lo hacía. ¿La razón?, tener hueco para disfrutar de sus amigos y sobre todo, como él decía, de su maravillosa mujer, gente que aprecio enormemente por su forma de ser.

Como última referencia me ha conquistado esta chica medallista nacional en maratón, ha sido desde hace años una gran persona que desde el anonimato en muchas de sus carreras fue haciendo donaciones de premios muy importantes sin ser tampoco una persona económicamente fuerte, es algo que me sorprendió y agradó profundamente al saberlo, esta sociedad parece que nos hace ser unos grandes consumistas y ambiciosos de bienes y lujos sin mirar más allá, sin analizar el bien que podríamos hacer con donaciones o incluso ayudando de forma directa a gente de nuestro entorno. Si tenemos un piso, queremos después también chalet, un apartamento en la playa, un mejor coche... no tiene fin, por lo que poco nos sobra para buenas obras.

Mi anonimato es para crear como única protagonista a la responsable de esta historia, nadie que le haga sombra, se lo merece y espero que nunca más haga desde el anonimato estas buenas obras porque creo que los deportistas de élite como personas mediáticas que somos tenemos también una obligación con esta sociedad y es mejorarla, con cada buena acción que hagamos puede haber un efecto amplificador increíble pero éste solo es posible si se filtra a los medios para sembrar la semilla de hacer buenas acciones a más personas. El día de mañana miraré hacia atrás y sonreiré no solo por mis importantes medallas logradas sino por realizar pequeños gestos como éste, con un bonito toque de magia pensaré que lo pude hacer y lo hice”.