Buscar
17:14h. Jueves, 19 de Octubre de 2017

Islas Baleares, uno de los mejores destinos para practicar deportes de montaña

Baleares es uno de los destinos que mejor combinan el turismo con el deporte, por lo que son muchos los deportistas, tanto profesionales como aficionados, que participan en las competiciones que se celebran en el archipiélago. Su orografía y su clima hacen de las Islas el escenario de muchas carreras, pruebas de BTT y triatlones que cuentan por miles sus participantes y espectadores.

Fotos: Efe
Fotos: Efe

En Mallorca, por ejemplo, los ciclistas encuentran el terreno ideal cuando afrontan las ascensiones a los picos de la Serra de Tramuntana, o sus descensos y sus sucesiones de curvas cerradas.

La isla se ha hecho muy popular como destino ciclista gracias, en buena medida, a que Bradley Wiggins, ganador del Tour de Francia en 2012, se entrena en la Serra de Tramuntana, un paraje declarado Patrimonio de la Humanidad. Existen numerosos senderos, ya sean caminos llanos o pistas con baches y saltos, para disfrute de los ciclistas de montaña.

Para los más atrevidos, aquéllos que busquen saltos en barrancos y descensos por cañones y gargantas, la zona central de la Serra de Tramuntana tiene numerosos rincones. Por ejemplo, la ruta Gorg Blau-Sa Fosca o el Torrent de Pareis.

Pero en una de las actividades en las que más destaca Mallorca como destino de aventura es en la escalada en roca, por sus abundantes salientes, bloques y peñascos. Los alpinistas señalan especialmente lugares como Sa Gubia, los riscos de la península de Formentor y las calas de Porto Cristo y Cala Barques.

Con estas características, no es extraño que se celebren en Mallorca importantes competiciones cada año. Es el caso de la K42 y la K21 Mallorca en el municipio de Calvià, dos carreras -la primera muy dura y la segunda ideal para iniciarse- que permiten disfrutar de la privilegiada naturaleza mallorquina practicando el trail running.

Competiciones igualmente importantes son, entre otras, la Ultra Trail Serra de Tramuntana, la Challenge Paguera Mallorca Triatlón, la Maratón Internacional Magaluf, la prestigiosa Maratón Internacional Ciutat de Palma-TUI Marathon o el Ironman Alcudia, una carrera de larga distancia que se corre en la zona que los expertos denominan el “paraíso de los triatletas”.

 

Ibiza, Menorca y Formentera

No por ser las pequeñas tienen menor interés las Pitiusas para los deportistas, fundamentalmente para senderistas y cicloturistas, además de los amantes de los deportes náuticos, por supuesto. En Ibiza hay muchos itinerarios para recorridos en bici, tanto en la modalidad de cicloturismo como para BTT, pero además se convocan también varias competiciones deportivas como la Vuelta a Ibiza Internacional en Mountain Bike, Ibiza Trail Maratón o la Vuelta Cicloturista a Ibiza.

Aparte de éstas, durante las diferentes fiestas populares se celebran semimaratones y pruebas de duatlón y triatlón. Una de las más conocidas es la Ibiza Half Triatlón, heredera de la denominada Hombre de Hierro, que se celebra en Santa Eulàlia.

 

baleares1

 

A la pequeña Formentera se la identifica en muchas ocasiones, y no sin razón, con la bicicleta, que es el medio de transporte de muchos de sus visitantes. Las cortas distancias a recorrer y la naturaleza casi intacta en la isla invitan a no utilizar otro medio para desplazarse o hacer deporte que la bicicleta.

El cuidado de la naturaleza es, precisamente, una de las características de la Media Maratón Illa de Formentera, que ha recibido en muchas ocasiones la petición de ampliar el número de participantes y no han accedido a ello porque la peculiaridad de la isla hace difícil dotar a la carrera de la infraestructura que precisaría para un mayor número de corredores.

También tiene sus particularidades Menorca, sin duda, debido a su condición de Reserva de la Biosfera. Pero aquí, como en el resto del archipiélago, la convivencia entre el hombre y su entorno no ha hecho históricamente más que contribuir al mantenimiento y desarrollo de cultural y del propio hábitat.

Su paisaje es muy variado: playas, valles y barrancos que hacen de la isla un lugar privilegiado no sólo para senderistas y ciclistas, sino también, por ejemplo, para los amantes del barranquismo. Y es que Menorca tiene alrededor de 50 grutas terrestres que se abren a nuestros ojos entre acantilados y barrancos.

Pero también los aficionados a la espeleología encuentran en esta isla un destino a su medida. Cuenta con más de una decena de cuevas submarinas, algunas de grandes dimensiones como la Cueva d’es Coloms, llamada, debido a su tamaño, La Catedral.

Las competiciones que se celebran en esta isla Reserva de la Biosfera tienen como componente añadido el disfrute de un paisaje respetado y cuidado. Es el caso de los 210 kilómetros que recorren los participantes de la Ruta de los Faros de Menorca con sus bicis o del Compressport Trail Menorca Camí de Cavalls, una prueba de ultrafondo que consiste en dar la vuelta a la isla por el mítico sendero medieval. Una carrera de 185 kilómetros con un desnivel positivo de casi 3.000 metros que hay que finalizar antes de 41 horas. Una aventura por un paisaje de playas, barrancos y llanos junto al mar Mediterráneo.

 

Por las mejores rutas

El Camí de Cavalls, totalmente rehabilitado y recuperado de lo que en la época británica era un camino militar que los correos recorrían a caballo, es una ruta homologada como GR 223 de unos 200 kilómetros, dividida en 20 etapas, que se puede recorrer a pie, en bici o, como manda la tradición, a caballo.

 

baleaes2

 

La Ruta de Pedra en Sec (GR221) es uno de los mejores modos de disfrutar la Sierra de Tramuntana, ya sea a pie o en bici. A través de paisajes salpicados de muestras de este tipo de construcción tradicional se descubren vestigios históricos, tradiciones, gastronomía... La técnica tradicional de la Pedra en sec consiste en la construcción en piedra pero sin ninguna argamasa para unirlas, utilizando solo una colocación correcta basada en el máximo contacto entre las piezas y la ayuda de la gravedad.

Es un recorrido largo, de unos 283 kilómetros, accesible para todas las edades. Al final de cada etapa el senderista encuentra un refugio en el que descansar que ofrece alojamiento y manutención. Se trata de antiguas casas rehabilitadas de arquitectura tradicional de la sierra de Tramuntana, de modo que los refugios están integrados en el paisaje y respetan el patrimonio cultural de la zona.

En la isla de la bici por excelencia, Formentera, nos encontramos una red de Circuitos Verdes que nos permite conocer la isla del modo más natural y ecológico: a pie o en bicicleta. Calas, playas, dunas, paisajes agrícolas, pinares, arquitectura típica... todo ello se va recorriendo en los 19 itinerarios que conforman esta red.

Cualquiera de estos recorridos nos permite encontrar parajes prácticamente desconocidos porque no son accesibles con vehículo. Podremos ver recónditas playas, caminos agrícolas, pequeños y tradicionales pueblos... Y, en ocasiones, estaremos paseando por zonas de especial protección.