Buscar
07:24h. lunes, 06 de julio de 2020

Brooks Cascadia 10: Adherencia, tracción, dinamismo y transpirabilidad para todo tipo de terrenos

Brooks ha dado a conocer la décima versión de Cascadia, una zapatilla ligera para trail running que ofrece un rendimiento óptimo tanto en adherencia como en tracción, dinamismo y transpirabilidad. Tiene un peso de 664 gramos el par y, gracias al sistema de pivote de 4 puntos, se adapta a todo tipo de terrenos.

Fotos: Vèrtic
Fotos: Vèrtic

Este calzado incorpora cordones que aseguran un mejor guiado. Además, el sistema BRS distribuye de manera más óptima y homogénea los puntos de presión.

El nuevo diseño presenta sutiles diferencias de apariencia respecto al modelo anterior, con colores distintos y cambios ligeros en la configuración exterior, si bien en esencia sigue siendo la misma zapatilla.

Destaca el tirador del talón, un aro de cinta que facilita el calce o que sirve simplemente para colgar las zapatillas. También se ha cambiado el tejido exterior, que conserva la misma composición pero con una textura diferente. Eso sí, la amortiguación y el peso son los mismos de siempre.

La suela está fabricada en un 20% de material reciclado, y su diseño dispone los tacos y superficie de contacto para proporcionar tracción en 360 grados.

 

Otras características

- ELEMENT™: Tejido exterior con un trenzado optimizado que ofrece una buena protección frente al sol y calor extremo sin sacrificar durabilidad, transpiración y comodidad. Tejido tipo malla que facilita la ventilación y la transpiración.

- HPR™ GREEN: Un compuesto incluido en la goma de la suela que ofrece muy buenas prestaciones antideslizamiento y adherencia en todo tipo de terreno, ya sea seco o mojado.

 

 

- BIOMOGO: Como aporte al medio ambiente, Brooks ha añadido a la mediasuela un componente llamado MoGo, un aditivo natural no tóxico que hace que los microbios anaeróbicos se coman la zapatilla una vez ésta llega al vertedero. El MoGo, a diferencia de la EVA, se degrada de forma natural en ausencia de aire, es decir, si se entierra, y ofrece un incremento de amortiguación y comodidad y un correcto comportamiento con los contrastes de temperatura.

- PIVOT™: Un pivote lateral independiente que minimiza el efecto que un obstáculo produce en la superficie de la suela. El contacto con el suelo se mantiene y así se disminuye la inestabilidad que provoca el terreno, previniendo las torceduras de tobillo.

- BRS™ (Ballistic Rock Shield™): Permite dispersar el impacto de una roca en la zona del metatarso, evitando el daño que produce la concentración del impacto en un punto.

 

 

- DNA™: Brooks incorpora este sistema de amortiguación que se adapta a las necesidades de cada corredor, independientemente de su tamaño o peso. Hasta ahora, los sistemas amortiguadores de las zapatillas deportivas modernas estaban construidos para corredores de tamaño y peso medio. Los atletas más grandes o más rápidos debían apañarse con zapatillas que eran demasiado blandas para ellos, mientras que los más pequeños y lentos las encontraban demasiado duras. Por ello, la mayoría de nosotros corremos con zapatillas cuya amortiguación no es realmente la adecuada. Bajo la denominación BROOKS DNA™, se ha desarrollado este sistema amortiguador que se adapta a las necesidades de cada corredor.