Buscar
08:21h. jueves, 22 de octubre de 2020

Sesiones suaves, paciencia y cuidar la alimentación, consejos básicos para hacer deporte en verano

Sergio Gorostola, de Entrenador Personal Bilbao.com, recomienda a los que se inician en la práctica del deporte en verano que lleven a cabo "entrenamientos suaves", "mucha paciencia" y que, sobre todo, cuiden la alimentación, cuestión a la que da bastante importancia.

Foto: Europa Press
Foto: Europa Press

En declaraciones a Europa Press TV, Gorostola ha recalcado que no hay un perfil de usuario de su servicio pero que, llegadas estas fechas, lo que demandan es "bajar peso". Por ello, ha señalado que si no se ha realizado deporte alguno durante el invierno, en verano hay que practicarlo "con mucha calma". "Durante el verano, en uno o dos meses se pueden conseguir cosas, pero se tiene que ir con mucha paciencia", ha abundado.

Según sus consejos, al comenzar la sesión hay que empezar "con trote suave". "Simplemente andar o correr en tramos muy cortitos, de cinco en cinco minutos para ir subiendo en intensidad, y también bicicleta y cuidar la dieta, que es lo más importante que hay. No sirve de nada correr una hora seguida durante el primer día con mucha intensidad si luego vas a tener agujetas y vas a estar dos semanas sin querer salir a la calle. Es mejor ir poco a poco, sales a correr, a trotar o andar y así sería la mejor forma de empezar", ha añadido.

 

Ejercicios en la playa

Si se utiliza la playa como gimnasio, Gorostola advierte de que hay que tener cuidado "con las horas de sol", evitando hacer ejercicio de once del mediodía a seis o seis y media de la tarde. Eso sí, la playa da posibilidad de correr por arena dura, por arena blanda o metidos en el agua "por las piernas o tobillos".

"Puedes hacer en el mismo sitio, en la misma playa, tres tipos de carreras: por zona blanda, que va a ser más dura porque vas a tener más suspensión; carrera por zona dura, más cómoda porque el suelo no te amortigua tanto y puedes correr bastante más; o series cortas con el agua a los tobillos o por las rodillas. En pretemporada antes lo solían hacer muchos equipos de fútbol. Iban a las playas a aprovechar eso porque les daba mucho juego, pero siempre teniendo cuidado, sobre todo con el calor", ha precisado.

 

Ejercicios en el monte

Si el escenario escogido es el monte, las recomendaciones son prácticamente las mismas, aunque siempre pendientes de la hidratación. "Sí es cierto que se pueden coger más zonas de sombra, pero en la playa estás cerca de un parking, un chiringuito, siempre se puede haber agua. En el monte no, empiezas a andar, subes dos horas y tienes dos horas para bajar a por agua", ha recordado.

A su entender, habría que estudiar aspectos como qué intensidad de monte se quiere, si se desea preparar carreras de montaña o simplemente aprender a andar. "No hay que intentar subir el Everest sin haber subido el Pagasarri", ha declarado.

"Si no haces nada, en vez de subir al monte vete a pasear a una zona llana. Una horita, al día siguiente hora y diez, hora y cuarto. Vas subiendo en intensidad, vas subiendo poco a poco, y una vez que coges forma física, ya puedes intentar hacer más cositas, pero siempre suave, suave. Los efectos secundarios de entrenamientos fuertes sin preparación física previa pueden ser bastantes considerables", ha enfatizado.

 

Personas mayores

Estos consejos son para personas de mediana edad, pero si se trata de una persona mayor la que se quiere iniciar en la práctica del deporte "habría que ver si tiene algún tipo de problema de articulaciones u otros a la hora de establecer el programa de trabajo, si tiene algún tipo de intolerancia alimenticia o si toma algún tipo de medicación".

"Nosotros, los entrenadores personales, lo que hacemos es trabajar con todos los supuestos. Puede venir gente que esté perfectamente en forma, o que tome medicación y que, aun así, por recomendación médica quiera llegar a lograr unos objetivos. Nosotros nos encargamos de que los alcance de la manera más sana y segura posible", ha aseverado.

A todos les aconseja "cuidar la boca", aunque reconoce que es un tema complicado, porque "nos gusta comer mal". "Comemos a deshoras, el estrés, el trabajo, es complicado llevar una dieta. Lo que habría que empezar es a eliminar lo que nos gusta a todo el mundo: fritos, comida basura, salsas” e introducir “muchas ensaladas, verduras y zumos”, ha concluido.