Buscar
02:57h. sábado, 30 de mayo de 2020

Cuándo decidir entrenar para un maratón

Estáis leyendo bien, no hablo de cuándo correr un maratón ni de cómo entrenarlo, hablo de cuándo decidir correrlo y con cuánto tiempo de antelación es recomendable comenzar a prepararlo.

Foto: sportwenscr.com
Foto: sportwenscr.com

“Aún hoy día sigo preguntándome muchas mañanas cuando me levanto cansado, con las piernas algo doloridas, con todo un día por delante lleno de tareas y responsabilidades, qué hago calzándome unas zapatillas para salir a correr, máxime cuando en la calle apenas estamos a 2ºC de temperatura”.

Este párrafo, extraído de mi libro 'Mejorar es Posible. La motivación durante un maratón', refleja de alguna u otra manera lo que puede significar en la vida de una persona el decidir hacer un maratón. Sería fácil resumirlo en una frase más categórica, “hay un antes y un después de correr un maratón”.

La fiebre hacia el running que ha contaminado al mundo entero, en el buen sentido de la palabra, está llevando a muchos corredores populares o amateurs a adentrarse en el maravilloso pero por otro lado tenebroso mundo del maratón. La dureza de esta prueba no se remonta sólo al día de la carrera, donde puede alcanzar el clímax de su fama. La dureza real está especialmente enfocada en las semanas duras y a veces eternas que has de entrenar para llegar en las mejores condiciones posibles.

La dureza real está especialmente enfocada en las semanas duras y a veces eternas que has de entrenar para llegar en las mejores condiciones posibles.

Sobre este aspecto, con cuánta antelación entrenar un maratón, hay multitud de teorías y explicaciones. Bien es cierto que si eres un corredor experimentado, o con cierto nivel, los plazos de preparación más genéricos pueden acortarse, no así las semanas propias de carga y calidad.

En mi experiencia como corredor y también como coach, soy muy particular con este entrenamiento y esta prueba en especial, y es que me gusta centrarme casi en exclusivo en ella desde 16 semanas antes. Cuando digo casi en exclusivo me refiero a que no suelo competir en carreras previas al maratón, puede que esté presente, pero las utilizo como parte del entrenamiento y no como un objetivo de marca personal.

 

Disponibilidad real para entrenar

He de reconocer que 16 semanas son muchas, y por propia experiencia os digo que el último mes se hace muy cuesta arriba. Pero como cada maestrillo tiene su librillo y a mí así me ha ido siempre bien, pues no lo cambio ni tengo de momento intención de hacerlo.

Pero en todo este embrollo de semanas y posibilidades varias, lo importante es decidir cuándo has de querer correr ese maratón, teniendo en cuenta lo que acabo de comentar de la exigencia en las semanas previas. Por ejemplo, ten en cuenta tu disponibilidad real para entrenar, la cual puede verse muy limitada por tus horarios de trabajo, familia o incluso por unas vacaciones. Si estás de vacaciones con tu familia en un resort de playa o recorriendo la bella Praga, por decir dos opciones muy diferentes, es más que probable que te resulte muy complicado seguir un plan de entrenamiento prefijado, sobre todo si dicho plan incluye tiradas muy largas o días de series... por no hablar de las sesiones propias de gimnasio o musculación y del control que has de tener con la alimentación.

Ten en cuenta tu disponibilidad real para entrenar, la cual puede verse muy limitada por tus horarios de trabajo, familia o incluso por unas vacaciones.

También has de tener muy presente tus cualidades o características como corredor, es decir, si te viene mejor el frío, el calor, la humedad, si padeces o no de procesos alérgicos, etc. Todo esto lo comento porque no es lo mismo elegir un maratón con fecha de celebración a finales o principios de año que otro que tenga lugar en primavera u otoño. Has de echar hacia atrás esas 14-16 semanas antes de su fecha y ver qué inconvenientes te ofrece a nivel particular el calendario que te vas a encontrar, teniendo en cuenta por ejemplo lo anteriormente descrito.

Todo esto se puede complicar aún más porque, salvo honrosas excepciones, lo normal es que en tu ciudad no se celebre ningún maratón, luego has de tener en cuenta qué destino elegir, qué gente te va a acompañar, cuántos días vas a pernoctar en dicha ciudad, qué hotel o alojamiento tomar para que te quede cercano al lugar de salida de la prueba y, cómo no, cuánto afecta todo esto a tu economía. Por eso, con mucho tiempo de antelación has de tener la decisión tomada, tu inscripción hecha en la prueba y la reserva en tu hotel más que cerrada. Así que no puede ser, lo mires por donde lo mires, una decisión tomada a la ligera.

 

El perfil y la climatología

Lo cierto es que sobre esto se puede hablar y hablar, escribir y escribir... y no terminar nunca. Imagina que además de todo lo dicho has de valorar el perfil de la prueba, sí, su perfil. Hay maratones conocidos por su rapidez al discurrir por terrenos muy llanos, los hay más abruptos y no aptos para hacer marca o para ser tu primera experiencia con esta prueba y los hay también más exóticos por el lugar donde se celebran o incluso por la climatología que suele acompañarlos. Hasta en eso es importante que pienses cuando decidas hacer un maratón.

Elegir cuándo hacer un maratón y cuál has de correr debe ser una decisión que englobe no sólo tu parecer sino también el de quienes te rodean.

Resumiendo gran parte de lo dicho, elegir cuándo hacer un maratón y cuál has de correr debe ser una decisión que englobe no sólo tu parecer sino también el de quienes te rodean, valorar cómo puede afectarles a ellos y si es o no una opción en la que también puedan beneficiarse. A la familia hay que involucrarla en nuestra particular fiebre, pues no dudes que son y serán siempre nuestra mejor medicina.

 

Magia especial

Con sólo nombrar la palabra maratón, muchos de nosotros, muchos de los que presumimos de llamarnos 'runners', sentimos un gran respeto y nos ponemos en alerta por el enorme esfuerzo y sacrificio que supone el simple hecho de ponerse en la línea de salida. Imagino que a la hora de la verdad una de las principales motivaciones para correr esta prueba es porque está ahí, porque existe y está rodeada de un aura de épica y leyenda sin igual.

Probablemente no sea el reto deportivo más difícil de afrontar, pero es todo un reto de gran magnitud.

El maratón tiene una magia especial, te hace de otra pasta. Probablemente no sea la prueba más dura de correr del mundo, que de hecho no lo es, pero sí de las más exigentes. Probablemente no sea el reto deportivo más difícil de afrontar, pero es todo un reto de gran magnitud. El maratón es simple y llanamente eso, el MARATÓN.

Hay muchos y grandísimos corredores que, hartos de subir al podio en multitud de carreras, no estarán nunca corriendo un maratón. Es más, cuando le planteas la idea, casi salen huyendo de tu lado, como si no quisieran tener que excusarse en demasía ante su negativa a realizar esta prueba.

Y digo yo, algo tendrá el maratón que lo hace tan bonito pero a la vez tan respetado entre todos aquellos y aquellas que corremos.

 

112 días de preparación

Los entrenamientos preparatorios para un maratón en mi caso son muy exigentes y abarcan un total de 16 semanas como antes dije. En realidad, con 11-12 semanas puedes ir más que preparado para afrontar esta prueba, pero al menos yo, y siguiendo las pautas que he aprendido, considero que 16 semanas es un tiempo que me viene mejor para ir más progresivo y sobre todo para entrenar más concienzudamente el aspecto mental y disciplinario. Os puedo asegurar que en 16 semanas, con 5 entrenamientos por semana, hay muchas dificultades que sortear, muchos malos días en los que salir a entrenar, muchas inclemencias climatológicas que sufrir, muchos problemas personales y familiares que afrontar, muchas pequeñas-grandes lesiones con las que contar, muchos masajes de descarga con los que padecer.

Maratones hay todas las semanas, todos los meses y todos los años, y siempre podrás decidir correr uno.

Es difícil de explicar, pero desde el primero de esos 112 días yo ya soy otra persona. Mi cabeza se centra e ilusiona con este reto y todo lo demás cobra una importancia secundaria. Así es el maratón, y así te engancha. Por eso insisto en la idea de que si decides afrontar este desafío, lo hagas en el mejor momento para ello, cuando todas las circunstancias se presten a hacerlo, porque maratones hay todas las semanas, todos los meses y todos los años, y siempre podrás decidir correr uno.

 

Sobre el autor

Francisco José Ruiz Molina (1975, Granada) es un coach y psicólogo deportivo apasionado del atletismo, y en especial del maratón. Su carrera profesional está actualmente enfocada en este terreno, siendo además un experto comunicador y conferenciante, llevando proyectos de trabajo con distintos medios de comunicación en Granada, donde siempre el atletismo es el protagonista (programa de televisión 'Mejorar es posible' o secciones de atletismo en radio).

FJRM COACH es la marca que lo representa y bajo la cual publicó su primer libro de superación personal y motivación enfocado en la mítica prueba de los 42,195 kilómetros: 'Mejorar es posible. La motivación durante un maratón: 12 claves para superar los obstáculos de la carrera', que refleja a la perfección quién es el autor y cómo enfoca al cambio en los demás para superar las dificultades y retos que se proponen en su vida. Ya que, tal y como cita en el título de su libro y en el eslogan de su marca, mejorar es posible.

 

Puedes contactar con el autor o saber más cosas de él a través de los siguientes formatos:

 

- Web: www.mejoraresposible.com

- Mail: fjrmcoach@gmail.com

- Facebook: www.facebook.com/pacoruizmolinacoach

- Twitter: @PacoRuizMolina

- Twitter oficial del libro: @fjrmcoach

- Mail oficial del libro: fjrm@mejoraresposible.com