Buscar
00:59h. sábado, 18 de septiembre de 2021

Los deportistas derrotados tienen el doble de probabilidad de lesionarse

Los deportistas que son derrotados en la competición tienen el doble de probabilidades de lesionarse que aquéllos que se alzan con la victoria, pues el efecto psicológico de ser vencidos les hace ser más vulnerables a sufrir problemas psicológicos, según un estudio desarrollado por la Unidad de Psicología del Deporte de la Universidad de Murcia (UMU).

Foto: Europa Press

El estudio establece una relación "clara" entre el estado psicológico del deportista y la posibilidad de sufrir una lesión. Ante esta situación, el trabajo del psicólogo especialista en el ámbito deportivo es "crucial" para reducir el riesgo de sufrir lesiones y aumentar el rendimiento del deportista, potenciando aspectos como la concentración, la motivación, la autoconfianza y el control de tensión.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores sometieron a estudio a 210 futbolistas semiprofesionales y profesionales de 14 equipos, con edades comprendidas entre 16 y 37 años, según explica a Europa Press el director del estudio y profesor de Psicología del Deporte de la UMU, Francisco J. Ortín.

En una primera fase del estudio, los investigadores establecieron la relación entre los lesionados y el resultado que habían obtenido la semana anterior. Así, contabilizaron 252 lesiones y determinaron que 103 de ellas (el 40,87 por ciento del total) fueron sufridas por deportistas que habían sido derrotados en el partido disputado, mientras que 79 habían empatado (31,34 por ciento) y 70 habían ganado (27,77 por ciento).

 

El estrés y la desesperación

En una segunda fase, compararon el número de lesiones en relación al resultado en el momento en el que se produjo la lesión. Contabilizaron un total de 103 lesiones, 29 de las cuales se produjeron en el instante en el que los futbolistas iban ganando (28,15 por ciento del total), 30 se provocaron en situación de empate (29,12 por ciento) y 44 en situación de derrota (42,71 por ciento).

Los investigadores no entraron a analizar con detalle los factores psicológicos subyacentes en los jugadores que habían sido derrotados, pero confirman que detrás de todas estas lesiones se encuentra "un bajo estado de ánimo, la frustración o el estrés, así como una mayor tolerancia al dolor y conductas de evitación o escape, es decir, de escaqueo".

Por lo tanto, dedujeron que los jugadores de los equipos que son derrotados o están en situación de derrota tienen más probabilidad de sufrir lesiones porque "tienen más necesidad de remontar y presentan conductas más exageradas y menos acertadas, ya que actúan con más desesperación".

Ortín, que dirige la Unidad de Psicología del Deporte de la UMU y es responsable del Área de Actividad Física y Deportes del Colegio Oficial de Psicólogos de la Región de Murcia, asegura que una de las causas psicológicas principales que origina las lesiones es el estrés, que define como "un desequilibrio entre las demandas del entorno y los recursos que el sujeto tiene para afrontarlas".

Y es que cuando el deportista está estresado, tiene una sobreactivación muscular y es más probable que no preste atención a lo que es más importante. Como consecuencia, no se concentrará de manera adecuada y es probable que no vea un bache, dé un golpe al rival o ejecute un mal movimiento.