Buscar
07:27h. lunes, 06 de julio de 2020

Un holandés de 55 años corona la cumbre del Everest vestido únicamente con un pantalón corto

Es holandés, tiene 55 años y su nombre es Vim Hof, aunque muchos se refieren a él como el 'hombre de hielo'. Hasta ahora había logrado batir nada menos que 21 récords Guinness en diferentes ámbitos, pero hace unos días consiguió su última proeza: coronar la cima del Everest vestido únicamente con unos pantalones cortos.

Fotos: zocalo.com
Fotos: zocalo.com

“Puedo controlar mi propio cuerpo como si tuviera un termostato que ajusto cuando lo necesito”, afirma cuando le preguntan sobre cómo logra su cuerpo soportar tan bajas temperaturas sin ni siquiera tiritar.

Porque además de esta última hazaña de escalar el Everest con unos simples shorts, Vim Hof había conseguido anteriormente, por ejemplo, correr un maratón completo en el Ártico sin más prenda que unos calzoncillos, protagonizar lo que hasta ahora está considerado como el baño de hielo más largo soportado por un ser humano -con una duración de una hora, 52 minutos y 42 segundos- o zambullirse hasta 60 metros en agua helada utilizando un simple bañador y unas gafas tipo goggle.

Pero las gestas de este holandés no se limitan al frío, puesto que también ha podido finalizar un maratón por el desierto de Namibia sin beber ni un solo vaso de agua.

 

 

La clave está en la mente

Vim Hof asegura que la clave de su resistencia física “está en la mente”. También ha comentado que no le gustan los gimnasios, por lo que su entrenamiento consiste en realizar ejercicio en cualquier lugar donde se encuentre.

Que este holandés de 55 años soporte casi desnudo semejantes exposiciones a temperaturas extremas en las que cualquier otro ser humano sufriría una rápida hipotermia ha despertado la curiosidad de diversos expertos. Tras analizar su caso, han llegado a la conclusión de que Hof logra controlar la temperatura de su cuerpo a través de la meditación profunda. De esta forma, su cerebro puede enviar las señales necesarias al resto de su organismo para garantizar el control de las funciones básicas.