Buscar
06:54h. Jueves, 25 de Abril de 2019

¡A ritmo de música!

Hace ya muchos años, un filósofo alemán llamado Friedrich Nietzsche decía: “Sin música, la vida sería un error”. Qué razón tenía. No conozco a nadie a quien no le guste la música; siempre hay un tipo de música para cada momento y persona. Una canción nos aporta recuerdos y sentimientos de todo tipo. En este artículo quiero resaltar la buena pareja que hace la práctica de atletismo y la música. Si cambiamos en la frase de Nietzsche la palabra música por running, muchos de vosotros estaréis de acuerdo conmigo: “Sin running, la vida sería un error”.

 

A la hora de entrenar, la música puede ser una buena herramienta para tener mejores resultados. Como toda herramienta, será buena o mala dependiendo del uso que le des. Es importante que sepas controlar los impulsos que te manda la música; si hoy te toca rodar a un ritmo muy tranquilo y de repente aparece esa canción que tanto te gusta y te motiva es importante que mantengas la calma (keep calm, que dicen ahora los modernos). Si eres de los que no pueden controlar los efectos de la música, es importante que tengas separada la música que te relaja y la que… ¡te pone a tope! Así, dependiendo del entrenamiento que tengas ese día, podrás elegir una u otra.

 

A la hora de entrenar, la música puede ser una buena herramienta para tener mejores resultados.

En mi caso, la música me ayuda a mejorar las marcas durante las carreras. Cuando tengo una prueba en la que quiero hacer un tiempo en concreto me preparo una lista de reproducción minuciosamente (soy un poco freak, lo sé) y ordeno las canciones. Pongámonos en situación: estamos corriendo una media maratón y llegamos al kilómetro 17 (el temido muro) ¿Por qué es importante ordenar las canciones? Porque si en este kilómetro suena en tu reproductor una canción lenta y poco motivadora se volverá contra ti y será un obstáculo más para llegar a la meta en ese tiempo tan deseado.

 

En mi caso, la música me ayuda a mejorar las marcas durante las carreras.

Un consejo, cuidado con el volumen de los auriculares porque puede acarrear problemas a largo plazo en vuestros oídos. A veces he ido a correr con mis auriculares puestos y escuchaba más la música de otro runner que la mía. Lo digo por vuestra salud, y también por la mía, porque no me gusta que se cuele una canción de Camela entre las mías. Cosas personales, lo siento. He de decir que es también muy importante saber correr sin música. Conozco a personas que no saben hacerlo sin ella y eso es un problema.

 

Antes de irme, os dejo 5 canciones que a mí me motivan mucho a la hora de entrenar:

- Guns N' Roses - Sweet Child O' Mine.

- Bob Marley - Three Little Birds.

- Vetusta Morla – Valiente.

- Platero y Tú - Hay Poco Rock And Roll.

- Extremoduro – Correcaminos.