Buscar
00:31h. Domingo, 22 de septiembre de 2019

La maravillosa aventura del correr

La actividad del running, del correr, está en boga en nuestro tiempo. Ya pasaron, afortunadamente, esos años en que ver a un corredor o a una corredora, entrenándose por las calles, los jardines o los paseos de la localidad, se consideraba algo extraño e insólito.

 

Fue el célebre Maratón de Nueva York de 1980 el punto de partida fundamental para el comienzo, paulatino, de lo que hoy es algo considerado como una fiebre, una pasión, en una buena parte de la población. Las imágenes por la TV de ese maratón calarían hondo entre los espectadores y de ahí surgieron una primeras vocaciones entre muchos "potenciales" corredores.

Hoy en día por toda la geografía de nuestro país, por referirnos sólo a España, hay cientos y cientos de eventos, de diversas distancias, desde la milla hasta el ultramaratón.

Hoy en día por toda la geografía de nuestro país, por referirnos sólo a España, hay cientos y cientos de eventos, de diversas distancias, desde la milla hasta el ultramaratón, pasando por los cinco mil, los diez mil, el maratón... Incluso comienzan a proliferar, y ello es otra gran y venturosa realidad, las denominadas "carreras de la mujer", que buscan el ir introduciendo cada vez más a la mujer en el mundo del deporte, con distancias y tiempos accesibles prácticamente a todas las participantes.

Y, además del running clásico, tenemos pruebas como los "trails" de montaña, los duatlones, triatlones, aquatlones y otras modalidades. Las populares constituyen todo un atractivo, y las repercusiones para la salud física y anímica de las personas son numerosas y muy positivas.

 

Estudios

Todo ello ha llevado a perfeccionar los estudios sobre la carrera a pie en los marcos de investigación universitaria, y las Facultades de Educación Física y del Deporte, así como las de Medicina, Educación, Psicología, etc., investigan el hecho rúnico desde diversos ámbitos, demostrando los grandes beneficios del deporte en general, y de la carrera en particular.

Incluso departamentos y centros que aparentemente pueden tener la carrera como algo accesorio, estudian este hecho. Por ejemplo, la ciencia antropológica, con eminentes investigadores como el norteamericano Lieberman, quien ha demostrado que el correr es lo más natural en el ser humano, pues ya en la época prehistórica el hombre primitivo realizaba como corriente y prioritaria la carrera, para la caza y la alimentación.

Correr es una aventura mágica, extraordinaria, que reporta un cúmulo de beneficios a la persona, a todas las edades.

La escuela española del estudio deportivo tiene una importante tradición y se cuenta entre las más avanzadas internacionalmente. No en vano, el malogrado José María Cagigal, fundador del INEF, fue uno de los grandes teóricos de la ciencia del deporte con libros, aportaciones e investigaciones pioneras, en una tradición que se continúa esencialmente en los estudios universitarios de ciencia deportiva.

En suma, correr es una aventura mágica, extraordinaria, que reporta un cúmulo de beneficios a la persona, a todas las edades, desde la juventud hasta la senectud, pasando por las etapas de madurez y lo que podemos llamar "veteranía". Con adaptación, naturalmente, a cada edad.