Buscar
19:26h. Sábado, 16 de Febrero de 2019

La genética en el running

En la carrera a pie influyen muchos factores. Ya hemos mencionado en trabajos anteriores la importancia del ejercicio físico de entrenamiento, de la adecuada alimentación, del descanso reparador, del espíritu positivo... Todo ello forma parte de la llamada "inteligencia para la carrera" o inteligencia rúnica; a nuestro juicio, uno de los componentes de las inteligencias múltiples de Gardner.

Genetistas y ambientalistas han desarrollado teorías sobre cómo, cuánto y cuándo lo genético y lo ambiental pueden influir en la persona. El corredor de carreras a pie, el runner, está influido en sus capacidades y en su práctica por ambos aspectos, que interactúan: lo genético y lo ambiental, la herencia y el ambiente. Pero ahora vamos a detenernos en el primer aspecto, es decir, la herencia, la genética, el código genético.

La genética no es decisiva, pero condiciona mucho la capacidad de un corredor.

En el año 1953, dos científicos, J. D. Watson y F. Crick, hicieron el gran descubrimiento que revolucionó la ciencia: la doble hélice, el ADN, que estudiaron de forma pormenorizada en su composición y estructura. Naturalmente, ganaron el Premio Nobel de la Ciencia. Nuestro Severo Ochoa, junto a M. Grunber-Manago, en 1955, aísla la enzima polinucleótido fosforilasa. Los estudios e investigaciones de Tim Spector y Leena Peltonen, eminentes genetistas, demuestran cómo influyen los genes en el deporte y en la carrera a pie.

 

Test de ADN

El genoma humano dispone de más de 200.000 genes. Unos 200 de ellos van asociados a determinadas capacidades que directa o indirectamente influyen en la carrera. Genes asociados a la velocidad, a la resistencia, a la voluntad, a la perseverancia, al sistema muscular, a la flexibilidad... Dos deportistas, dos corredores, pueden tener similar sistema de entrenamiento, las mismas horas de ejercicio, el mismo coach y, sin embargo, uno de ellos puede hacer grandes marcas y el otro sólo registros discretos. ¿Acaso el primero puede poseer un gen que predispone más a la velocidad que el segundo?. Genética dixit.

La genética no es decisiva, pero condiciona mucho la capacidad de un corredor, sus potencialidades y su práctica. Las pruebas genéticas, los test de ADN, pueden revelar muchos datos acerca del runner. Las investigaciones en ese campo, en sus inicios, revelarán sin duda grandes secretos.