Buscar
19:02h. Martes, 23 de Abril de 2019

La carrera a pie, ¿un nuevo humanismo?

Vivimos el "boom" del running, de las carreras a pie. Desde esa primera retransmisión televisiva de los años ochenta de la Maratón de Nueva York hasta nuestros días, a mediados de un 2014 ya en pleno siglo XXI, ha trascurrido un largo trecho.

¿A qué se debe esa fiebre del running, del footing? Cientos y cientos de atletas, hombres y mujeres, se entrenan cada día por las calles de las ciudades y de los pueblos, por descampados y zonas de las afueras. Y en las carreras populares de los fines de semana, miles y miles de corredores y corredoras participan en número creciente. El running ha calado hondo en nuestra población.

Consideramos que el running constituye un "nuevo humanismo", una escuela de valores. La carrera a pie tiene un efecto doble de input y de output, de fuerza centrípeta y de fuerza centrífuga. Hay un movimiento hacia dentro y otro hacia fuera. El corredor absorbe del exterior, del ambiente, valores importantes, como una corriente ética. Pero, al tiempo, difunde valores humanos al exterior, al ambiente circundante de entrenamientos colectivos y carreras.

 

El personalismo

Hay numerosas corrientes filosóficas y de pensamiento. Acaso, a nuestro juicio, la que mejor representa, en su concepción, lo que es la esencia y la existencia del running sea la denominada corriente personalista, el personalismo.

Esta línea o escuela de pensamiento considera que el ser humano se perfecciona a través de los valores, y el mundo axiológico, especialmente con los denominados valores éticos, es el que hace buena a la persona y a la sociedad.

Para que el ser humano sea más completo ha de integrar en su seno una serie de valores, como la solidaridad, la amistad, la convivencia, la tolerancia, la paciencia, la perseverancia... Y precisamente la carrera, sobre todo la de gran distancia, contempla y desarrolla en el individuo estos valores. La carrera nos hace mejores, más "personas integrales". Corriendo no sólo mejoramos nuestra salud y nuestra mente, sino que además nos hacemos mejores, nos perfeccionamos éticamente.

 

Estudios en España

Stefanini, Nosengo, Maritain y tantos otros abogan por un desarrollo de los valores en la sociedad y en el individuo. En España tenemos los estudios de insignes representantes del personalismo, como García Hoz, Pedro Poveda, Rof Carballo, Fernández Huerta...

Ese personalismo, esa educación y esa mejora a través del deporte y de la carrera han de ser considerados, ya que es algo muy importante. Es una de las lecturas del running, y sobre ello trataremos en otros trabajos pues, por su trascendencia, merece una especial atención.