Buscar
05:14h. Sábado, 16 de Febrero de 2019

La primavera las piernas altera

Atrás quedaron los días gélidos, lluviosos, ventosos e incluso de nevadas. Eso es historia. La primavera ya está aquí y viene de la mano de una buena dosis de motivación, alegría, color y optimismo ¡Ya es primavera! Y no, no soy un empleado del departamento de marketing de El Corte Inglés. Simplemente soy un corredor popular que cuando llega esta estación disfruta mucho más del deporte.

 

Son muchos los motivos por los que estos meses son mis preferidos para correr: la temperatura media suele rondar los 17ºC, la mayoría de los días luce un gran sol, las flores empiezan a florecer y hay más ambiente por las calles. Un estudio revela que el 80% del tiempo lo pasamos en entornos cerrados durante el invierno, debido al frío y a la escasez de luz. Nos deprimimos y rehuimos cada vez más salir al exterior. Ahora sí que no tenemos ninguna excusa para no salir a correr. ¿Alguna vez habéis corrido por un campo de cerezos en flor? ¿Has sentido lo agradable que es oler el césped recién cortado y/o regado mientras corres? ¿Has disfrutado viendo todo tipo de flores de todos y cada uno de los colores vivos que existen? ¿Has notado el sol en tu frente mientras sumas y sumas kilómetros? Con la llegada de la primavera, aparte de florecer las flores, lo harán tus ganas de crecer, de mejorar, de superarte y de conseguir tus objetivos.

 

Pero en esta vida siempre existe una excepción. Imagino a los runners alérgicos al polen leer este artículo y no estar de acuerdo con lo que yo digo. Esperemos que este año la emisión de polen no sea muy elevada. Un consejo: intentad evitar las primeras horas del día y las últimas para hacer deporte, debido a que son las de mayor emisión de polen.

 

No lo pienses más, sal y disfruta de la naturaleza practicando deporte ya que es el recurso más valioso que tenemos. Respira aire puro y ordenarás mejor tus pensamientos. Mientras escribo estas últimas líneas estoy calzándome las zapatillas. No puedo esperar más. No tengo ninguna duda: la primavera, aparte de la sangre, las piernas altera.