Buscar
12:48h. sábado, 26 de septiembre de 2020

Ruta de los Puentes del Duero, un sendero familiar de 11 km por la Laguna Negra y los Picos de Urbión

En el norte de Soria, cerca de la Laguna Negra y en las inmediaciones de los Picos de Urbión, se encuentra la Ruta de los Puentes del Duero, un sendero que se ha convertido en uno de los destinos más atractivos de la comarca piraniega para familias y senderistas con ganas de disfrutar de una jornada “accesible en la naturaleza”.

Fotos: wikirutas.es
Fotos: wikirutas.es

Desde el Ayuntamiento de Covaleda, localidad a la que rodea el pequeño sendero, se defiende la importante afluencia de senderistas, “sobre todo en los meses de primavera y verano”, aunque se trata de una ruta disponible en perfectas condiciones también en otoño e invierno.

El camino, rehomologado en 2014 por la Federación de Deportes de Montaña, Escalada y Senderismo de Castilla y León (Fdmescyl), tiene una longitud de casi 11 kilómetros y apenas presenta desnivel. Parte de su atractivo se encuentra en el entorno que crea el río Duero, al que se sigue durante todo el recorrido por su margen derecho. El trazado, que se puede completar en menos de tres horas, es muy accesible para todos los viandantes, de ahí que sea “ideal para familias con niños”, indican desde Covaleda.

El PRC-SO 75 se desarrolla desde el municipio soriano hasta llegar al puente de La Arenilla, donde se cruza con el Sendero Ibérico Soriano (GR-86) para continuar hasta el puente de Valserrao. La arquitectura de estas estructuras también juega un importante papel en la ruta, como demuestra su sobrenombre, otorgado por la cantidad de vados de piedra que cruzan el Duero durante los once kilómetros de trayecto.

 

Halo histórico

La ruta continúa por el puente de Valerosa, hasta atravesar el pozo de San Millán o la fuente de La Lobera y llegar a los muros Ciclópeos en el paso de los Arrieros. Esta zona está marcada por un claro halo histórico que transporta al senderista a la Edad Antigua, ya que el muro ciclópeo data de los siglos IV y III a. C., mientras que existen también tramos de la calzada romana que pasaba por estas tierras cerca del paraje del ya citado pozo de San Millán.

 

 

 

La jornada continúa por el puente de Santo Domingo hasta llegar a la Emita de Nuestra Señora de la Fé y finalizar de nuevo en Covaleda.