Buscar
04:33h. sábado, 30 de mayo de 2020

Camino Natural del Interior: Tramo de Celanova a Ourense

El tramo de Celanova a Ourense, dentro del Camino Natural del Interior, nos permite conocer la Galicia rural y la riqueza paisajística de esta zona de la provincia de Ourense. Caminamos a través de bosques de frondosas, formados por abedules, robles y castaños. Recorremos ríos y regatos con infinitas muestras etnográficas de la necesidad del agua, como molinos, caneiros y puentes, así como pueblos con construcciones típicas, los hórreos, importantes para la economía rural gallega. La longitud total de esta ruta es de 37,8 kilómetros, con 395 metros de desnivel positivo y 810 metros de desnivel negativo.

Fotos: MAGRAMA
Fotos: MAGRAMA

El itinerario comienza en la Plaza Mayor de la Villa de Celanova, frente al monasterio benedictino de San Rosendo, y finaliza en el puente romano-medieval de Ourense. El camino desde Celanova nos lleva primero a Vilanova dos Infantes, que se puede distinguir en el paisaje desde lejos por su singular torre de la baja Edad Media. Alrededor de la torre podemos visitar un núcleo urbano compacto y bien conservado, y en su interior es posible hacer un recorrido por lo más significativo de la comarca de Celanova. La terraza superior nos ofrece un lugar de espectaculares vistas paisajísticas de la zona.

De vuelta a nuestro itinerario, continuamos pasando por los asentamientos de Carfaxiño y Viveiro antes de llegar, cerca de Barxiña, al río Arnoia. Allí podemos hacer el primer descanso en un área recreativa al borde del río. Continuamos por un paseo a lo largo de su orilla izquierda bajo alisos (Alnus glutinosa), robles (Quercus robur), fresnos (Fraxinus sp.) y sauces (Salix sp.), acompañados por el murmullo constante del agua, hasta llegar a un puente de granito que nos permite pasar a la orilla contraria.

La mitad de esta construcción sería el mejor sitio para contemplar la ruidosa caída del agua río arriba por un caneiro de unos tres metros de altura, que embalsa el agua para el molino de Varela que podemos observar al final del puente.

Aúlfe y Loiro

Desde este punto emprendemos una pequeña subida hasta el núcleo de Aúlfe, que dejamos a la derecha, nada más entrar, para seguir el itinerario por una pista forestal que nos lleva al santuario mariano de Nosa Señora das Marabillas. De esta iglesia barroca destaca su gran sencillez, con una fachada principal enmarcada entre pilastras adosadas, siendo éstas el único elemento ornamental.

Continuamos a la izquierda de la Iglesia nuestra ruta en dirección a la aldea Parderrubias, donde apartándonos del itinerario podemos visitar la iglesia parroquial de Santa Olaia, con fachada neoclásica.

Luego llegamos a la aldea de Nigueiroá donde podemos ver a la izquierda del camino un conjunto de hórreos, hoy vacíos de grano. Los hórreos son el símbolo de una tierra de abundancia, que supo modernizar y diversificar sus cultivos.

Saliendo de Nigueiroá nos dirigimos hacía Loiro pasando por Covelas y O Couso cruzando los regatos Seixas, Ruxidoiro y Porto. Atravesamos bosques de frondosas y pinos hasta llegar a Loiro: ya a la entrada del pueblo podemos ver a nuestra derecha la iglesia parroquial de San Martiño. Si queremos descansar antes de emprender la última parte de esta etapa podemos visitar este templo románico. Aunque es visible la despoblación rural, Loiro es un claro ejemplo de los pueblos de Galicia y merece ser visitado.

Barbadás y Ourense

Emprendiendo de nuevo el camino nos dirigimos en dirección hacia Enfestada, donde a nuestra derecha veremos la pequeña capilla de San Roque, pasando cerca de las aldeas de Alén y Sobrado do Bispo. En esta última veraneaba antiguamente el Obispo de Ourense. De allí nos encaminaremos hacia Moreiras y As Airas atravesando todo el valle fluvial del Regato de Santa Olaia. Podemos disfrutar de la densa vegetación, entre la cual hay que destacar el madroño (Arbutus unedo).

Finalmente subimos al otro lado del valle por un camino y una pista hasta el núcleo de Barbadás, que forma un espolón geográfico entre dos valles. Salimos de Barbadás hacia el valle por el barrio de Os Rosales hasta llegar por una carretera sinuosa al regato de Soutolongo. En el fondo del valle cruzamos el regato y seguimos por un denso bosque fluvial de alisos al margen derecho de éste hasta su confluencia con el Regato de San Benito.

A partir de allí los dos regatos forman el río Barbadás, cuyo curso nos acompaña por un bonito paseo fluvial hasta su confluencia con el Río Barbaña, al borde de cuyas orillas seguimos nuestro itinerario hasta el final de la ruta, en el puente romano-medieval sobre el río Miño. A lo largo de este paseo cruzamos varios barrios de Ourense como Laxas, O Polvorín y Os Remedios. Una vez rematada la ruta podemos descansar en los Manantiales de aguas termales de As Burgas, cuyas aguas medicinales son recomendadas para problemas de piel, reuma y artritis.