Buscar
22:39h. martes, 29 de septiembre de 2020

Brasil inaugura su propia versión del Camino de Santiago

El milenario Camino de Santiago tiene a partir de ahora una versión brasileña: el pequeño municipio de Santo Antônio da Patrulha, al sur del país, acaba de inaugurar una ruta de 12 kilómetros que pretende servir de estímulo y preparación para los que quieran hacer la peregrinación cristiana en España.

Fotos: Europa Press
Fotos: Europa Press

Santo Antônio da Patrulha está a 70 kilómetros de Porto Alegre y en realidad tiene pocas cosas en común con la capital gallega. Se trata de una localidad de poco más de 40.000 habitantes y de fuerte carácter industrial. Sin embargo, uno de los motivos de la elección de esta zona es el parecido del paisaje de Rio Grande do Sul con el de las últimas etapas del Camino de Santiago.

El camino es mayoritariamente una pista de tierra y no tiene grandes complicaciones. Transcurre entre suaves colinas arboladas y campos de cultivo y tiene varios miradores, uno de ellos con una bonita vista sobre la laguna de Barros.

Para que el camino se asemeje más a la experiencia compostelana, los impulsores del proyecto han diseñado un sistema de credenciales que los peregrinos tienen que sellar en distintos puntos del recorrido, tal y como ocurre en el camino original. Uno de ellos es la casa del agricultor Ari Nunes da Silva, que haciendo gala del mejor espíritu del Camino se encarga de acoger a los peregrinos y darles agua. También están las clásicas flechas que orientan a los caminantes y placas con informaciones sobre la ruta española.

La inauguración de este 'Camino de Santiago brasileño' está avalada por la Xunta de Galicia y forma parte de las celebraciones del 800 aniversario de la peregrinación de San Francisco de Asís a Santiago de Compostela. El ayuntamiento de Santo Antônio de Patrulha también se ha volcado con la iniciativa confiando en su potencial turístico e incluso facilita coches de apoyo para grupos que lo soliciten con antelación.

 

 

Un lugar de entrenamiento

La idea partió del cónsul español en Porto Alegre, José Pablo Alzina. En declaraciones a Notimérica.com aseguró que todo empezó como una forma de evocar el Camino original: "No es que pretenda ser el Camino de Santiago bis, es más bien un sitio de entrenamiento". En Rio Grande do Sul hay mucha afición al senderismo y a la ruta compostelana en particular. De las 2.000 credenciales a brasileños que quieren hacer el Camino que se reparten cada año, aproximadamente 200 provienen de este estado.

Una de las entidades que entregan estos 'pasaportes' para los peregrinos es la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Rio Grande do Sul (ACASARGS). Su presidente, Brasilio Ricardo Cirillo da Silva, es un peregrino incansable y considera que esta nueva ruta responde a la necesidad de apoyar a los brasileños que se ponen como "objetivo de vida" recorrer el Camino español.

"Las tres veces en que he hecho el Camino he tenido el siguiente sentimiento ante la llegada a la Catedral de Santiago de Compostela. ¿Por qué terminó? Después encontré la respuesta: allí el camino no termina, apenas empieza", asegura, resumiendo la filosofía de buena parte de los caminantes.

 

 

El sur de Brasil es una área que históricamente recibió a miles de inmigrantes europeos, muchos de ellos españoles. Según el consulado de Porto Alegre, en Rio Grande do Sul viven alrededor de 3.000 españoles. Algunos de sus descendientes son hoy los impulsores de esta iniciativa que busca estrechar lazos entre Brasil y España.