Buscar
12:29h. viernes, 04 de diciembre de 2020

Test de la Joma Fast, zapatilla mixta para entrenamientos y competiciones con ritmos más bien rápidos

Una de las novedades de la marca deportiva Joma que más ha llamado la atención en su colección otoño-invierno para running ha sido el lanzamiento de su modelo Fast, una zapatilla ideal para usos mixtos en corredores de hasta 80 kilos y que realicen ritmos tirando a elevados.

Fotos: Ona Fernández
Fotos: Ona Fernández

Se trata de un calzado neutro, de drop 11 y con una manera de actuar consistente en retornar parte de la energía que utilizamos en cada pisada, con lo que ganamos un extra de impulso con respecto a otros sistemas de amortiguación.

El interior de este foam exclusivo de Joma está construido con una especie burbujas que confieren un 100% de recuperación de su estado inicial, circunstancia que permite impulsar la siguiente pisada.

Además, para optimizar la amortiguación de esta zapatilla en diferentes superficies, combina el material BLOW UP con otra pieza de phylon de mayor densidad componiendo el sistema FULL DUAL PULSOR. Esta pieza está perforada en la base de la pisada, creando un sistema de celdas (sistema C2S) que expanden la mediasuela con cada zancada, absorbiendo el impacto y recuperando rápidamente el estado inicial para impulsar la pisada.

 

 

Primeras impresiones

Lo primero que me llamó la atención al sacar estas Joma Fast de la caja fue su diseño, que me pareció muy elegante y atractivo. Combina los colores negro, verde y azul en unos dibujos sobrios que se alejan de la tendencia creciente de otras marcas que apuntan más hacia la estridencia.

También destacan sus novedades en cuanto a la mediasuela, con el blow up mencionado anteriormente, y la suela, con un dibujo rediseñado por completo.

Al calzarlas, la sensación es de extrema comodidad: el upper se adapta al pie como un calcetín y con cada paso que das sientes una buena amortiguación y una gran comodidad durante la marcha. Por tanto, es hora de probarlas sobre el terreno.

 

 

En carrera

A pesar de llevar un nombre como Fast, este modelo de Joma no es una zapatilla voladora. Esto no significa que no puedas correr a ritmos inferiores a 4 minutos por kilómetro, pero sus prestaciones van en otra dirección.

Han sido probadas en entrenamientos sobre asfalto y pista de tierra, así como en carreras de 10 kilómetros con unos resultados muy satisfactorios. El asfalto es la superficie en la que mejor rinden sus prestaciones, si bien en una pista de montaña que no sea muy técnica también podremos rodar a ritmos exigentes sin ningún problema.

La suela no tiene nada que ver con otros calzados anteriores de la marca, lo que en mi opinión ha mejorado bastante el rendimiento. Destaca por un sistema de tacos que han sido repartidos para optimizar nuestra pisada al máximo, por lo que no tendremos dificultad para marchar sobre caminos con tierra, piedras sueltas o incluso algo de barro.

A pesar de contar con un upper tan agradable, incorpora refuerzos plásticos sin casi costuras en todo el calzado para garantizar su durabilidad, con el valor añadido que supone la presencia de una rejilla de nylon que mantiene el pie fresco y seco en todo momento.

 

 

Conclusiones

Lo cierto es que las sensaciones que he experimentando al probar estas zapatillas han sido muy positivas, destacando la adaptabilidad al pie, su comodidad y flexibilidad, la amortiguación en cada pisada y su transpirabilidad. También pueden ser utilizadas con total garantía por corredores que usen plantillas habitualmente gracias a la amplitud de la horma.

Y es esa amplitud de la horma la que al mismo tiempo provoca un aspecto que creo que debería mejorar, como es la falta de ajuste en algunas zonas del pie, sobre todo -en mi caso- en la parte de los dedos, que quedan un poco sueltos y padecen un ligero desplazamiento a la hora de efectuar algún giro rápido.