Buscar
20:58h. martes, 29 de septiembre de 2020

La electroestimulación como técnica de ayuda a los deportistas

Tal y como recoge la web de la firma Compex, la electroestimulación no es una técnica milagrosa, sino que respeta el funcionamiento de nuestro cuerpo. Se trata de un principio muy simple que reproduce fielmente los procesos que intervienen en la contracción muscular ordenada por nuestro cerebro. Cuando decidimos contraer un músculo, el cerebro envía una orden en forma de corriente eléctrica que se desplaza a gran velocidad por las fibras nerviosas hasta el músculo, que reacciona contrayéndose.

Fotos: Compex
Fotos: Compex

Con la electroestimulación, la excitación se produce directamente sobre el nervio motor gracias a los impulsos eléctricos perfectamente controlados que garantizan la eficacia, la seguridad y el confort en el uso. De este modo, el músculo es incapaz de notar la diferencia entre una contracción voluntaria (ordenada por el cerebro) y una contracción inducida eléctricamente: el trabajo que se produce es idéntico.

Esta técnica ha estado reservada durante mucho tiempo a profesionales sanitarios, como por ejemplo fisioterapeutas. Poco a poco, los atletas que han descubierto los beneficios de la electroestimulación en la cura de sus lesiones han recuperado este principio para contribuir en la mejora de su rendimiento muscular. En la actualidad, la electroestimulación se ha convertido en una posibilidad al alcance de todo el mundo.

Deportistas

Los deportistas pueden utilizar la electroestimulación para:

- Optimizar sus cualidades musculares: lo que funciona para tratar músculos atrofiados o debilitados también funciona con los músculos sanos. Así pues, la electroestimulación permite de manera muy intensiva hacer trabajar los músculos deseados. Este trabajo puede orientarse para desarrollar cualidades específicas según el programa seleccionado, como por ejemplo, resistencia aeróbica y fuerza.

- Acelerar la recuperación tras un esfuerzo intenso y reducir las agujetas.

- Prevenir las lesiones, como esguinces de tobillo, reforzando ciertos músculos (en este caso, los peroneos).

- Aliviar dolores, como problemas en tendones o contracturas musculares.

Personas que desean mantenerse en forma

Un modo de vida sedentario conlleva efectos perjudiciales para la musculatura. Los músculos pierden gran parte de su potencia, se cansan con facilidad y disminuyen su capacidad para desempeñar correctamente su función de sostén del esqueleto y los distintos órganos. Además de las consecuencias negativas para la silueta, esta insuficiencia muscular puede ser causa de dolores lumbares, cuya frecuencia aumenta en las personas que carecen de músculos abdominales eficaces.
La electroestimulación permite restablecer o mantener la tonicidad muscular necesaria para asegurar el sostén del cuerpo de manera eficaz y prevenir numerosos dolores.
Los fisioterapeutas llaman a esta opción electroterapia, y la utilizan para:

- Rehabilitación: después de la inmovilización debida a una lesión los músculos pierden determinadas cualidades, y la electroestimulación puede ayudar a recuperarlas.

- Los hemipléjicos: para mejorar su capacidad para levantar la punta del pie e incrementar el control de sus músculos.

- Tratamiento de las distintas formas de incontinencia y su prevención tras el parto.

- Alivio de dolores crónicos o agudos, como cervicalgias, lumbalgias o lumbociatalgias.

- Mejora de trastornos de personas con problemas circulatorios. Puede ir de la sensación de piernas cansadas hasta la insuficiencia arterial que con frecuencia reduce el perímetro de marcha de estos individuos a causa de los dolores.

Personas que sufren dolores

El dolor es un signo cuyas causas pueden ser múltiples. Su alivio es en la actualidad una prioridad, y en este terreno la electroestimulación tiene plena vigencia. El dolor de espalda, los dolores articulares o las neuralgias son afecciones en las que con frecuencia está indicada la electroestimulación con fines antálgicos, y puede realizarse en casa o bajo el control de un profesional sanitario.

Ventajas

Algunas de las principales ventajas que presenta la electroestimulación son:

- Hace trabajar los músculos de manera eficaz y sin imponer grandes esfuerzos a las articulaciones, como sucede con las pesas que se utilizan en los aparatos de musculación clásica.

- Posibilidad de centrar con precisión el trabajo en un grupo muscular. Resulta muy útil para los fisioterapeutas, que de este modo pueden preservar las cualidades de los músculos cuya utilización se ve imposibilitada durante una inmovilización. También resulta muy útil para los deportistas que desean hacer trabajar de forma intensa los músculos más específicamente implicados en sus disciplinas.

- Posibilidad de asociar una estimulación muscular a un tratamiento antidolor para facilitar los progresos de ciertos pacientes.

- Posibilidad de aliviar el dolor evitando o reduciendo la toma de medicamentos responsables de efectos secundarios no deseados.

¿Resulta doloroso?

En la mayoría de los casos, durante las sesiones de electroestimulación se percibe una simple sensación de hormigueo o cosquilleo provocada por la corriente de estimulación, lo cual resulta inevitable.

Existen dos categorías de programas que no producen las mismas sensaciones:

- Antidolor y bienestar: la sensación eléctrica es leve, apenas perceptible para algunas personas, y se limita a hormigueos o cosquilleos.

- Musculación: la sensación eléctrica puede ser más marcada. Sin embargo, en la mayoría de los casos la potencia de las contracciones es lo que limita la progresión, mucho más que la sensación eléctrica.

Además, desde Compex garantizan que cualquier usuario se habitúa rápidamente a la sensación que puede percibirse, permitiendo una progresión bastante cómoda.