Buscar
11:10h. martes, 04 de agosto de 2020

Vestirse en capas, el mejor equipamiento para correr en primavera

La primavera es, por diversos motivos, una de las épocas del año en la que más personas salen a correr. Sin embargo, una de sus principales ventajas, el clima, puede jugarnos malas pasadas si nos decidimos a realizar alguna tirada larga debido a los bruscos cambios meteorológicos que pueden producirse. La página web de Asics nos explica una buena forma de solventar este problema: vestirse en capas.

Foto: Asics
Foto: Asics

Resulta fundamental en una estación como la primavera disponer de un equipo versátil para afrontar con garantías cualquier condición meteorológica. Un vestuario adecuado para solventar posibles eventualidades hará que entrenemos más cómodos y nos centremos únicamente en nuestro rendimiento, sin tener en cuenta el clima.

Y es aquí donde cobra especial relevancia el hecho de vestirse en capas. Las capas superiores incluyen tres elementos principales:

- Capa base: capa interna que se ciñe al cuerpo.

- Capa intermedia: proporciona un mayor abrigo al cuerpo y se coloca sobre la capa base.

- Capa externa: protege tu cuerpo frente al viento y la lluvia.

Lo más habitual es usar sólo dos capas en primavera y reservar la tercera para los meses de invierno.

 

Protección frente al frío matinal

Correr distancias largas con frío matinal plantea dos problemas principales:

- Comienzo en frío: cuando hace frío, tus músculos no se contraen con la misma intensidad que cuando hace calor. Además, el frío provoca que tu cuerpo consuma más hidratos de carbono y realice un uso del oxígeno menos eficiente, lo que puede acelerar la llegada del cansancio.

- Calentamiento: cuando sale el sol y empiezas a notar el calor, corres el riesgo de sobrecalentarte, lo cual significa que la sangre hace que la piel sude, provocando el bombeo de menor cantidad de sangre a los músculos. Esto puede favorecer la llegada del cansancio y, dependiendo del calor que pases, derivar incluso en deshidratación.

Por tanto, lo ideal es empezar abrigado con una capa base y una capa intermedia y, a medida que avanzas en tu entrenamiento, quitarte una de las capas para regular la temperatura del cuerpo.

La capa base debe estar confeccionada en tejido transpirable, con buenas propiedades de ventilación, para evitar el sobrecalentamiento cuando aparece el sol y el calor.

Independientemente del equipo que elijas, es importante asegurar que las prendas sean versátiles. Si hace frío, puedes comenzar abrigando el cuello con una braga de running, un elemento que puede ser usado como cinta del pelo cuando entras en calor o quitártela y guardarla fácilmente si no la necesitas.

 

Correr con viento

Al correr con viento, el incremento de la resistencia al aire requerirá un mayor esfuerzo por tu parte para mantener el ritmo. Esto también puede hacer que sudes más.

No obstante, si hace viento también sentirás más frío cuando el aire y la humedad de tu piel se den cita. Por tanto, la capa base debe tener propiedades de secado rápido para eliminar la humedad de la piel, mientras que la capa externa debe protegerte de la lluvia y el viento.

Lo ideal en este caso es que las capas base e intermedia estén confeccionadas en tejido con propiedades de secado rápido y la capa externa en tejido con protección frente a la lluvia y el viento, como por ejemplo el Gore Windstopper.

Por supuesto, también debes pensar en tu cabeza, que es una de las partes más expuestas del cuerpo, por lo que el sudor y el viento pueden hacer que sientas frío rápidamente. Una buena solución sería el uso de una gorra de running, para quitártela cuando entres en calor.

 

Protegerse de la lluvia

Algo similar sucede con el sudor: la lluvia puede hacer que tu cuerpo se enfríe, sin mencionar la incomodidad del roce que provoca la ropa mojada.

Por tanto, si las previsiones apuntan a lluvia, deberías usar una capa externa confeccionada en tejido con propiedades impermeables como Softshell o Ripstop porque, a diferencia de los impermeables comunes, están especialmente diseñados para la práctica del running y proporcionan ventilación y mantienen el sudor alejado de la piel para evitar un posible sobrecalentamiento.