Buscar
22:34h. martes, 29 de septiembre de 2020

Un total de 34 excursiones por los Pirineos para toda la familia

Hay cosas que no se aprenden en el cole. Acampar o saber cómo disfrutar del avistamiento de animales salvajes sin alterar su entorno son sólo algunos ejemplos. Los padres pueden ser grandes compañeros de viaje en ese camino de descubrimiento que es la infancia y, más aún, en un marco tan estimulante como los Pirineos.

Foto: 'Pirineos con niños'
Foto: 'Pirineos con niños'

Pirineos con niños (Desnivel) acompaña ese recorrido cargado de descubrimientos en que pueden convertirse las vacaciones en familia con una recopilación de 34 excursiones por los Pirineos. Desde el Atlántico hasta el Mediterráneo, Víctor Riverola y Jekaterina Nikitina, autores de la guía, revelan algunos de los rincones con más encanto de la zona con itinerarios pensados para toda la familia.

Riverola y Nikitina saben de lo que hablan: han atravesado estos parajes acompañados de sus dos hijos. De hecho, su hijo Artur se estrenó en una excursión hasta el santuario de Montgrony con tan sólo tres semanas de edad.

 

Las rutas al detalle

Gracias a la experiencia recopilada por los autores, las rutas no sólo están descritas de forma detallada, sino que también se indica a partir de qué edad pueden acompañarnos los peques de la casa en función del camino e incorporan una completa ficha técnica para contar con toda la información en un golpe de vista y un mapa topográfico de la zona a recorrer.

Cada ruta incluye además apuntes históricos y didácticos de la zona y actividades diferentes para realizar junto a los niños, una forma de que la escapada no quede sólo en un paseo y podamos compartir con ellos el interesante proceso de descubrir el entorno natural a nuestro paso.

Desde cómo llegar a los Pirineos hasta consejos de seguridad, códigos de buena conducta en el monte y estrategias de motivación familiar, la guía va más allá de la descripción de las rutas para convertirse en un auténtico manual de supervivencia de las excursiones en familia.

 

Punto de partida

La media montaña es el punto de partida ideal para aquellos que se inicien por primera vez en el mundo de los deportes de montaña. Incluso en el embarazo es posible seguir practicando el trekking o senderismo, siempre que no haya complicaciones y la futura mamá se encuentre bien, indican los autores de la guía.

Aprovechar el fin de semana para acercarse a alguna ermita o lugar de interés cercano a la zona en que vivimos es la excusa perfecta para comenzar a conocer la montaña y prepararse para aventuras más ambiciosas como pasar unas vacaciones completas descubriendo un lugar tan apasionante como los Pirineos.