Buscar
15:37h. Domingo, 17 de Diciembre de 2017

Todo lo que hay que saber para comenzar tus entrenamientos de Natural Running

El concepto de Natural Running implica disfrutar de una experiencia de running diferente, proporcionando una mayor libertad al pie y un contacto más directo del cuerpo con la superficie. Esto significa, además, que tus músculos deben entrenarse de una manera completamente diferente a como lo venían haciendo hasta ahora.

Foto: ASICS
Foto: ASICS

En el mundo del running, el concepto del Natural Running suele confundirse con el de Barefoot Running, que es correr descalzo, tal y como nos explica el portal digital de ASICS, una firma deportiva que ha tomado este estilo de running extremo y lo ha adaptado tanto para los corredores de élite como para los aficionados.

 

Ventajas del Run Natural

Algunas de las ventajas esenciales que nos aporta el Natural Running son:

- Mantiene tu interés en tu calendario de entrenamientos y te permite disfrutar de una experiencia de running diferente.

- Hace que tus rutas favoritas parezcan nuevas gracias al contacto directo del cuerpo con la superficie.

- Introduce nuevos retos para tus pies y mejora tu estilo de carrera.

- Te ayuda a adoptar una pisada más cómoda apoyada en el mediopié, que es la pisada más eficiente.

 

¿Cómo empezar?

Para integrar el concepto de Run Natural en tu rutina, lo primero que debes hacer es elegir un buen par de zapatillas. A partir de ahí, podrás correr por las mismas carreteras de siempre, simplemente cambiando un poco tu enfoque. Aquí tienes 5 pasos para empezar a practicarlo:

- Empieza a correr a ritmo ligero, de 3 ó 4 kilómetros a la semana durante un par de meses.

- Practica el Natural Running una vez a la semana, realizando el resto de entrenamiento con zapatillas para asfalto o trail running.

- Adapta tu técnica, introduciendo pequeños cambios en tu estilo de carrera.

- Deja que tu cuerpo se recupere, puesto que el Natural Running implica un mayor estrés.

 

Otros consejos

Además de todo lo comentado anteriormente, no hay que esforzarse demasiado y poner especial cuidado si tienes:

- Pies planos.

- Plantillas ortopédicas.

- Hallux rigidus.

- Problemas en el tendón de Aquiles.