Buscar
12:38h. lunes, 21 de septiembre de 2020

Los principales elementos que debemos considerar para disfrutar con seguridad de la montaña

Más de cuatro millones y medio de personas practican, habitualmente, senderismo en toda España. Una cifra que ha aumentado de manera considerable con el paso de los años, puesto que combina el deporte con la naturaleza de una manera directa y comprometida.

Foto: La Revista de Palma
Foto: La Revista de Palma

Los grupos que cada fin de semana se reúnen para recorrer a pie todo el país se cuentan por millares. Es una buena fórmula para dejar por unas horas el continuo estrés laboral de cada semana, meter el teléfono móvil en la mochila y disfrutar de los paisajes y la buena compañía.

Aunque generalmente la práctica del trekking aumenta con la mejora de las temperaturas (verano y otoño son las estaciones favoritas para las excursiones), la evolución en las prendas deportivas ha motivado que ya no sea necesario esperar hasta mediados de año para poder salir a caminar por la montaña. Basta con ir bien equipados y llevar algo de abrigo para evitar una brusca bajada de temperatura o la deshidratación corporal.

 

El calzado

Dentro del equipamiento, si hay un elemento primordial que debe ser cómodo y seguro es el calzado. Uno de los errores que solemos cometer cuando falta experiencia y acudimos por primera vez a adquirir unas botas es ajustar demasiado su talla a nuestro pie. Es recomendable que el calzado siempre sea de una talla superior a nuestra medida, puesto que hay que tener en cuenta que el grosor de los calcetines afectará en gran medida, posteriormente, al paseo.

No sólo eso, el horario influye: durante el día nuestros pies mantienen un nivel de presión arterial normal, pero a medida que pasan las horas y caminamos más y los sometemos a un estrés diario, éstos se hinchan, por lo que acaban aumentando su tamaño dentro de los zapatos.

Si la excursión está prevista para un fin de semana, los expertos aconsejan que el nuevo calzado se compre, como mínimo, entre siete y diez días antes. Tiempo adecuado para ir probando poco a poco su confortabilidad y que nuestras piernas se acostumbren a él. Así evitarás lesiones o rozaduras de última hora que puedan molestar durante la travesía.

 

Textil

Pero no sólo de botas y zapatillas vive el montañero. Para disfrutar de la mejor de las experiencias en la montaña es necesario que, junto con tu nuevo calzado, te hagas con un equipo completo, básico y seguro.

La ropa debe transpirar correctamente y cada estación del año (sobre todo las más agresivas con el tiempo) requiere de un vestuario que evite la deshidratación corporal o bajadas de temperatura que puedan jugarnos una mala pasada en medio de la ruta. Prendas cómodas y que no produzcan rozaduras en las zonas más delicadas por su constante movimiento.

 

Otros elementos imprescindibles

En tu mochila nunca deberá faltar una botella de agua, algún alimento energético y frutos secos, también un pequeño botiquín de emergencia, una linterna frontal y una manta térmica te pueden sacar del apuro en caso de necesidad.

Recuerda repasar siempre, previamente al inicio, cuál va a ser la ruta y nunca te desvíes de ella. Antes de partir, cuéntales a tus amigos que harás la excursión y cuánto tiempo estarás fuera aproximadamente. Las experiencias en trekking se suelen hacer en grupos de cuatro o cinco personas y los niveles de satisfacción, después de una buena caminata, son altamente positivos.