Buscar
00:14h. Martes, 22 de octubre de 2019

Las principales claves del proceso de conversión del running al triatlón

Este artículo se centrará en las bases para pasar desde la práctica habitual del running al triatlón. Desde rendimientooptimo.wordpress.com nos dan las claves de cómo podemos afrontar ese proceso de 'transición' de ser un runner que participa en carreras populares o corre por placer a ser todo un triatleta de los pies a la cabeza.  

Foto: Garmin Barcelona Triatlón
Foto: Garmin Barcelona Triatlón

La carrera a pie es un factor decisivo para cualquier triatleta que quiera completar un triatlón con 'dignidad'. Hoy en día triatletas de alto nivel son capaces de correr segmentos de carrera a ritmos cercanos o incluso iguales a muchos atletas de gran nivel, y eso después de haber nadado y completado un segmento en bici a gran ritmo.

Muchos corredores buscan pruebas alternativas y es común que, a causa de sus deficiencias en natación, se centren en los duatlones, eludiendo el agua cuan seres de secano. Si eres uno de ellos, te animo a mejorar en el triatlón y de paso quizá te sorprenda descubrir que el agua y la bici te ayudan a ser mejor corredor.

 

Cinco consejos

Estos consejos van a ayudarte a comenzar en el triatlón si vienes del running:

 

1.- Para mantener un rendimiento óptimo en la carrera, debes entrenar 3-4 veces por semana la carrera, predominando las semanas en las que sólo entrenes 3 días esta disciplina.

 

2.- Una vez que domines la técnica sobre la bicicleta, el ciclismo no va a suponer muchos problemas ya que, aunque de forma distinta, intervienen los mismos grupos musculares.

 

3.- Olvídate de la antigua creencia de que la carrera a pie es contraproducente para la bicicleta o viceversa. Salvo en el caso de deportistas profesionales, ambas modalidades no son incompatibles, sino que en la mayoría de los casos son recomendables.

 

4.- Como vas a ser capaz de hacer duros entrenamientos a pie, aprovecha la bici y el agua para hacer entrenamientos regenerativos el día posterior a entrenos muy intensos en carrera.

 

5.- Es importante ir adaptando el cuerpo al cambio de trabajo muscular de la transición ciclismo-carrera a pie. Haz al menos una sesión cada 7-10 días de transición con cierta velocidad. Después de una salida corta de bici, unos 15-20 minutos de carrera a pie entre el 80-90% de la máxima intensidad bastarán para ir cogiendo esa adaptación.

 

Más información sobre entrenamientos específicos en:

www.rendimientooptimo.wordpress.com