Buscar
18:19h. martes, 04 de agosto de 2020

Los principales alimentos que nos ayudan a reducir el estrés y la fatiga

Si uno de nuestros objetivos es reducir o controlar nuestros niveles de estrés y fatiga, existen alimentos con nutrientes específicos que nos ayudarán en este propósito y, de paso, nos permitirán mejorar nuestra dieta y recuperar la vitalidad.

Foto: Getty
Foto: Getty

Según explica Rosa Guerrero, terapeuta y autora de Remedios naturales para el estrés y la fatiga (Editorial RBA), frente a diversas situaciones de la vida cada persona responde de manera diferente. "Un estilo de vida que choca con la estructura de nuestra personalidad provoca estrés y debe ser modificado; de lo contrario, acabaremos siendo víctimas del estrés crónico y la fatiga", señala la autora.

El estrés se manifiesta primero de manera compleja: la persona tiene la sensación de que las cosas se le escapan de las manos, nota una disminución de su rendimiento intelectual, falta de memoria y concentración. Después vienen ansiedad, irritabilidad, mal humor y menor resistencia a las frustraciones. Se acaba somatizando a través de molestias físicas como insomnio, contracturas, palpitaciones, dolores de cabeza, resfriados frecuentes o problemas digestivos.

"Cuando el estrés se convierte en un estilo de vida y se hace caso omiso de todos estos síntomas o se mitigan con fármacos, deviene un auténtico riesgo biológico para la salud", apunta Guerrero. Así, algunos de los alimentos que recomienda introducir en la dieta de forma paulatina, junto a la reducción del consumo de productos procesados, por sus cualidades para mejorar y recuperar el equilibrio nervioso y la energía son:

 

Aguacate

Contiene ácidos grasos esenciales, fosfolípidos y vitamina B6, nutrientes necesarios para el buen funcionamiento de las neuronas.

 

Avena

Aporta glucosa, ácidos grasos, fósforo, lecitina y vitamina B1. Ayuda a combatir el nerviosismo, la fatiga o el agotamiento mental, el insomnio y la depresión. Además, contiene el alcaloide avenina, de suave accidón sedante.

 

Cereales integrales

Contienen vitaminas del grupo B, minerales y oligoelementos de los que carecen los productos refinados y que son imprescindibles para el equilibrio del sistema nervioso.

 

Frutos secos

Nueces, piñones, anacardos y almendras son los más recomendables. Las nueces y los piñones aportan vitamina B1 y ácidos grasos que intervienen en el metabolismo de las neuronas, los anacardos son ricos en magnesio y las almendras fortalecen los nervios gracias a su equilibrado contenido en calcio, magnesio y potasio.

 

Garbanzos

Aportan proteínas, hidratos de carbono y vitaminas del grupo B, nutrientes necesarios para ayudar al organismo a hacer frente al estrés.

 

Germen de trigo y levadura de cerveza

Son dos de los productos más ricos en vitaminas del grupo B. Una cucharada sopera de cada uno de ellos al día, mezcladas con yogur, sopa o leche vegetal, constituye un complemento ideal para equilibrar el sistema nervioso.

 

Sésamo

Las semillas de sésamo contienen una amplia variedad de principios nutrientes de alto valor biológico. Es ideal para revitalizar el organismo cuando hay agotamiento mental, estrés, pérdida de memoria o desequilibrio nervioso. Además, es un excelente complemento para quienes están sometidos a gran actividad mental o intelectual y desean mantener un buen rendimiento.

 

Verduras frescas

Su riqueza en vitaminas y minerales naturales ayuda a equilibrar el organismo. Destacan la lechuga por su suave acción sedante, las de hoja verde (espinacas, berros, etc.) por su aporte en clorofila y vitaminas del grupo B (folatos) y las redondas (calabaza, coles, alcachofas, etc.) porque son remineralizantes y una fuente de energía que calma, centra y estabiliza.

 

Yogur

Contiene bacterias que aumentan la producción de factores vitamínicos del grupo B en el colon, como la biotina, la colina y el ácido pantoténico, también necesarios para las neuronas.