Buscar
08:11h. jueves, 22 de octubre de 2020

Pautas para la correcta colocación de un vendaje neuromuscular

Cada vez es más frecuente ver a practicantes de cualquier clase de deporte con cintas de variados colores enganchadas a diferentes partes de sus cuerpos. Se trata del vendaje neuromuscular, que se aplica sobre los músculos para reducir el dolor y la inflamación, para relajar su fatiga o como sostén en caso necesario. Una de sus principales ventajas es que no es un vendaje restrictivo, sino que permite una amplitud total de movimientos, al contrario de lo que ocurre con los vendajes tradicionales. Son muchas las empresas que ya comercializan estos productos directamente al consumidor final, por lo que conviene conocer con exactitud las pautas que debemos seguir para lograr una adecuada colocación. Francisco Selva nos ofrece varios consejos a través de su libro Manual de Aplicaciones Prácticas. Vendaje neuromuscular.

Foto: http://drlassiter.com
Foto: http://drlassiter.com

La aplicación del vendaje neuromuscular sigue el mismo principio utilizado en fisioterapia según el cual es necesario trabajar en primer lugar a nivel superficial para eliminar la extravasación de líquidos de la zona lesionada, poder tratarla directamente e ir resolviendo las patologías o problemas que vayan surgiendo.

Antes de colocar un vendaje neuromuscular debemos realizar los siguientes pasos:

- Observación  funcional de las cadenas musculares para localizar cualquier retracción miofascial.

- Evaluación postural, analizando las desviaciones y asimetrías corporales.

- Evaluación de las articulaciones, observando sus disfunciones y posibles restricciones.

También hay que buscar posibles zonas de riesgo en la piel a la hora de colocar el vendaje, como cicatrices, protuberancias óseas, retracciones, hipertonía del tejido conectivo, etc.

Paso a paso

A continuación, conviene considerar los siguientes aspectos:

- La piel tiene que estar seca y libre de grasas para poder colocar el vendaje neuromuscular.

- La aplicación será más duradera si al paciente se le rasura la zona a vendar, aunque también se puede colocar si existe poco vello y la venda se adhiere perfectamente sobre la piel.

- La manera más fácil para despegar la venda del papel al que va adherida es rompiéndolo transversalmente a la longitud de la venda.

- Los dos extremos del vendaje deben ser adheridos siempre en posición neutra corporal y sin estiramiento de la venda, es decir, con tensión 0%. Las puntas, por su parte, han de cortarse de tal manera que los extremos tengan una forma redondeada, puesto que los ángulos rectos de los extremos se despegan con facilidad por el roce con la ropa, adhiriéndose a ella y aumentando las posibilidades de que el vendaje se despegue antes de tiempo.

- Es importante evitar pliegues en la venda o en la piel cuando estamos adhiriendo el vendaje, porque estas arrugas pueden provocar irritaciones cuando volvamos a la posición neutra.

- El vendaje neuromuscular ha de ser separado de la piel con cuidado durante el proceso de extracción. Es preferible mojarlo bien antes de quitarlo, despegándolo a favor del vello, aunque la forma más eficaz y menos dolorosa se logra traccionando el vendaje tangencialmente a la piel.