Buscar
07:57h. lunes, 06 de julio de 2020

La mejor forma de iniciar a los niños en el mundo del running

Dicen que uno de los días más felices en la vida de un corredor es aquel en que su hijo decide probar con el deporte del running. En estos primeros años, lo mejor es que se lo tome como un juego, que disfrute. La firma Asics nos explica algunos consejos que cualquier padre o madre debería tener en cuenta.

Foto: Asics
Foto: Asics

Los primeros años de un niño como corredor deben estar orientados a su disfrute. De lo contrario, abandonarán y perderán su pasión por el running por completo. Si su rendimiento es bueno, deben tratar de divertirse y no centrarse sólo en ganar.

Si tus hijos quieren empezar a correr, puedes llevarlos contigo a tus carreras. Ésta es una forma segura de iniciarse en el running, además del mejor método para contagiarles tu pasión por este deporte.

Cuando corras con tus hijos, recuerda las siguientes reglas de oro:

- Diviértete: deben correr siempre con una sonrisa en la cara.

- Sé realista en cuanto a sus capacidades: selecciona una distancia adecuada para ellos.

- Explícales en qué consiste el running: se trata de mejorar, no de lograr el éxito de inmediato.

- No fuerces el ritmo: deja que sean los más pequeños quienes dicten la velocidad y adáptate a ellos.

- Muéstrales el paisaje local: deja que tus hijos disfruten de la belleza de los paisajes por los que transcurren tus carreras.

- La comodidad también es muy importante, asegúrate de que lleven el calzado adecuado a su nivel de pronación y a la distancia realizada.

 

La primera carrera

Si tu hijo quiere empezar a competir, tiene un montón de carreras juveniles a las que unirse. Este paso será muy ilusionante para él, y quizás sea también la primera vez que experimente la victoria o la derrota.

Como espectador, debes recordar varias cosas:

- Elige la distancia adecuada: asegúrate de que tu hijo pueda alcanzar la línea de meta.

- Intenta que se divierta y no sólo compita por ganar: hazle saber que, gane o pierda, no te decepcionará.

- Respeta a sus entrenadores: ningún niño quiere que sus padres discutan con su entrenador por ellos.