Buscar
08:15h. jueves, 22 de octubre de 2020

Los mejores consejos para correr en verano

El verano es la época del año en la que más personas se lanzan a correr. La mayor duración de los días, la bonanza climatológica y el tiempo vacacional favorecen el auge de esta disciplina, aunque conviene considerar varios aspectos para que el calor no se convierta en un grave inconveniente. El portal digital de Asics nos ofrece algunos consejos para que podamos practicar este deporte en verano sin ningún tipo de problema.

Foto: Asics
Foto: Asics

1. Infórmate bien del pronóstico del tiempo.

Salir a correr por la mañana o por la tarde supone un incremento de la comodidad al beneficiarnos de una atmósfera más refrescante. Claro está que, como en cualquier otra estación, el tiempo es imprevisible y parece lógico planear tu entrenamiento revisando el pronóstico meteorológico con antelación. Del mismo modo que correr en invierno requiere la ropa, la preparación y el enfoque apropiados, en verano deberías tener en cuenta los mismos aspectos y, por ejemplo, evitar correr distancias largas en días de calor abrasador.

 

2. Utiliza tejidos transpirables.

Transpiración es el término utilizado para describir la propiedad de retirar el sudor de la piel que tienen algunos tejidos. Ésta es una característica muy valiosa de la ropa deportiva moderna, ya que minimiza en nuestro cuerpo el riesgo de problemas causados o agravados por la humedad, como la irritación por fricción.

La indumentaria adecuada para practicar running, tanto en la parte superior como en la parte inferior, debería estar fabricada con tejidos transpirables. En verano también es preferible elegir colores claros, pues reflejan los rayos solares y te mantienen más fresco que los colores oscuros.

 

3. Es indispensable utilizar un filtro solar.

Para proteger tu piel, emplea un protector solar resistente al agua (recuerda que vas a sudar bastante). Utiliza un factor alto y lleva contigo un tubo pequeño para protegerte de manera adecuada cuando recorras distancias largas.

Los beneficios del empleo de un protector solar son múltiples y forman parte de un método seguro de práctica de ejercicio. Del mismo modo que no entrenarías con una lesión, tampoco deberías descuidar tu piel.

 

4. Bebe a menudo y repón aquello que pierdas.

Existe una amplia variedad de materiales publicados acerca de cuándo y cuánto debes beber antes, durante y después de correr. Desde luego, es aconsejable que estés hidratado, pero ¿con qué frecuencia, cuánto y qué debes beber?

Cuando la IMMDA (International Marathon Medical Directors Association) publicó su guía oficial sobre la hidratación de corredores para maratones, su conclusión fue simple: debes beber cuando sientas sed. Al igual que la deshidratación causada por la falta de reposición de líquido en el cuerpo puede ser peligrosa, se ha comprobado que el exceso de hidratación provoca náuseas y desorientación en los corredores debido a que una ingesta desmesurada de líquidos diluye la sal de la sangre.

En lo que respecta al tipo de bebida más adecuado para correr, la IMMDA sugiere nuevamente el empleo del sentido común. Dado que al correr se pierde líquido (a través del sudor), necesitas reponerlo con agua. Sólo debes considerar reponer los carbohidratos y la sal perdida con bebidas isotónicas comerciales, que generalmente contienen estos ingredientes adicionales, cuando vayas a recorrer distancias largas.

 

5. Entrena a gusto.

Por encima de todo, independientemente de la época del año, es esencial mantener una actitud mental positiva para lograr que el ejercicio sea productivo. El aprovechamiento de la práctica del running queda bastante limitado si no lo disfrutas de verdad, sin que importe tu estado de salud o de forma.