Buscar
06:23h. Lunes, 28 de Mayo de 2018

Los beneficios de correr cuesta arriba

Un artículo escrito por Brooke Peyman y publicado en el portal www.ehowenespanol.com asegura que correr cuesta arriba es una actividad intensa que activa por completo nuestro cuerpo, con beneficios evidentes para el corazón, los músculos, los pulmones y el sistema esquelético en general, al tiempo que ayuda también a mantener un peso saludable.

Foto: saludpasion.com
Foto: saludpasion.com

Según este misto texto, el ejercicio en pendiente puede realizarse no sólo en el entorno natural de una montaña, sino también en una cinta estática inclinada, en un parque o incluso en una calle urbana que tenga cierto desnivel.

 

Fortaleza muscular

Correr cuesta arriba desarrolla resistencia y fuerza muscular, ya que los músculos principales del organismo deben trabajar más duro para impulsar tu cuerpo. Subir una pendiente compromete a los glúteos, los isquiotibiales, los cuádriceps, los gemelos y el centro y la parte superior del cuerpo, de forma similar al entrenamiento con pesas que permite desarrollar mayor masa muscular.

 

Resistencia cardiovascular

Los pulmones y el corazón también cosechan beneficios, pues correr cuesta arriba fortalece el sistema cardiovascular, dando como resultado una mayor eficiencia al tener que soportar la exigencia de subir una pendiente, un ejercicio que fortalece los pulmones. Además, trabajar a un nivel más intenso demanda más esfuerzo cardíaco, lo que obliga al corazón a fortalecerse a lo largo del entrenamiento.

 

Pérdida de peso

Correr cuesta arriba también ayuda a perder peso al quemar más calorías que corriendo de manera tradicional. Hay estudios que sugieren que una persona de 70 kilos que corre durante una hora quema 563 calorías, mientras que corriendo cuesta arriba quemaría 1.056, casi el doble.

 

Reducción de lesiones

El entrenamiento sobre pendiente permite obtener el máximo efecto del entrenamiento con el mínimo riesgo de lesiones, debido a que en la pendiente el paso es más corto, lo cual disminuye el impacto sobre el cuerpo, ayudando a fortalecer los huesos y el sistema esquelético en general.

 

Entrenar con moderación

Aunque correr cuesta arriba presenta muchos beneficios para la salud, debe practicarse con moderación. Hay que realizar este ejercicio un máximo de dos o tres veces por semana, para darle tiempo de recuperación al cuerpo. Además, el University of Iowa Health Care explica que hacer carreras cortas requiere un gran esfuerzo, por lo que conviene caminar o trotar antes de efectuar estos entrenamientos en cuesta.