Buscar
04:37h. sábado, 30 de mayo de 2020

Los efectos de la altitud en el rendimiento de un corredor

Al analizar cómo afecta un tipo de entrenamiento al rendimiento en cualquier deporte es importante entender las demandas que correr impone sobre el cuerpo humano. ¿Qué tiene mayor importancia?: ¿la velocidad?, ¿la fuerza?, ¿la potencia?... ¿O quizás la resistencia?

Foto: vidactiva.com
Foto: vidactiva.com

Indudablemente, permanecer en altitud afecta a nuestro cuerpo de varias maneras, por lo que, tal y como nos recuerda Jack Daniels en su libro La fórmula de Daniels para corredores, merecen tenerse en cuanta los siguientes aspectos:

 

1. El rendimiento en pruebas de resistencia a baja velocidad (por ejemplo, pruebas de carrera que duren más de dos minutos) es menor en altitud que al nivel del mar. Correr medio fondo y fondo implica, en términos relativos, movimientos lentos contra la resistencia del aire, y el ligero beneficio que logra el corredor atravesando el aire menos denso en altitud no compensa la pérdida de potencia aeróbica provocada por las menores cantidades de oxígeno que son distribuidas por la sangre a los músculos que están trabajando.

 

2. El rendimiento en pruebas de alta velocidad, como en el caso de los velocistas, tanto si son de corta duración como prolongadas, se beneficia del aire menos denso que se encuentra en altitud. Dicho de otro modo, la reducción en la resistencia del aire compensa con creces la reducción en la presión de oxígeno.

 

3. Con la aclimatación (dos semanas o más), el rendimiento en altitud mejorará en pruebas de resistencia. De hecho, algunos corredores, después de tres semanas de adaptación, pueden correr la milla en altitud en más de 10 segundos menos de lo que eran capaces de rendir en su exposición inicial a la hipoxia. Sin embargo, hay que recordar que algunas mejoras provienen de aprender, sencillamente, a correr una prueba en condiciones de altitud.

 

4. Independientemente del tiempo disponible para aclimatarse a la altitud, el rendimiento en resistencia a baja velocidad nunca alcanzará al que puede lograrse a nivel del mar.

 

5. Según han publicado algunos investigadores, el rendimiento a nivel del mar mejorará (o es bastante probable que mejore) a consecuencia del entrenamiento previo en altitud.