Buscar
08:02h. jueves, 22 de octubre de 2020

Diez motivos por los que merece la pena empezar a correr

La atleta Mara Yamauchi posee la segunda mejor marca entre las maratonistas británicas, tras la plusmarquista mundial Paula Radcliffe. Otros logros deportivos personales incluyen su sexta plaza en el maratón de los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 y el segundo puesto en el maratón de Londres 2009.

Fotos: BBC
Fotos: BBC

Ahora, a sus 41 años y retirada ya del circuito profesional, dedica sus esfuerzos a ayudar a cualquier persona a convertirse en mejor deportista, además de intentar convencer a los no iniciados sobre “la incalculable contribución que correr puede suponer en sus vidas”.

Los 10 principales motivos que nos deberían inducir a correr son:

 

1. Es divertido

El puro placer de correr en un día soleado, sobre todo cuando se está rodeado por la naturaleza, buenas vistas y aire fresco, es algo de otro mundo. Pero incluso cuando hace mal tiempo, uno se siente mejor cuando llega de correr que cuando empezó.

 

2. Es barato

Comparado con casi cualquier otro deporte -tenis, fútbol, ciclismo...-, correr no cuesta tanto. Sólo se necesita un par de zapatillas adecuadas y poco más. Hay muchos aparatos para quienes son amantes de la tecnología y se lo pueden permitir, aunque en realidad no son necesarios.

 

3. Haces amigos

Correr con otros es una actividad muy sociable y divertida, sin olvidar que la compañía ayuda a mitigar la dureza de los entrenamientos. Al enfrentarse a desafíos juntos, se hace camaradería y no sólo amistad. Correr con un amigo puede ser más ameno que reunirse para estar sentado o hablar.

 

4. Da tiempo para pensar

Muchos dicen que correr es la mejor forma de reflexionar. De alguna manera, aclara la mente, elimina distracciones y ayuda a ver las cosas mejor. “Cuando corro, me vienen ideas a la cabeza tan rápido que tengo que escribirlas justo al llegar a casa para que no se me olviden”, reconoce Mara Yamauchi. “Puede hasta alimentar la creatividad”, ratifica.

 

5. Te lleva de A a B

Los seres humanos son cazadores-recolectores que nacieron para correr largas distancias. Al final, correr es una manera de desplazarse. Pocos de nosotros lo hacemos así, ¿pero por qué no empezar? Se puede correr para ir a comprar, al parque, a casa de un amigo o al trabajo.

 

 

6. Es el deporte más natural y puro

Corriendo volvemos a nuestras raíces evolutivas. Los niños corren de forma espontánea tan pronto como pueden. Es la forma más simple y pura de ejercitarse, el movimiento más básico que conocemos. No hay complicaciones, sólo un punto de partida y una meta, y el camino abierto que tenemos para decidir a dónde queremos ir puede ser liberador.

 

7. Ayuda a mantener la línea

El mundo moderno ha fomentado enfermedades relacionadas con el estilo de vida, como diabetes, cáncer y problemas de corazón. Muchas son complicadas por la obesidad y el sobrepeso, y correr es una de las mejores maneras de mantener el peso adecuado.

 

8. Descubres lugares

“Cuando viajo o voy de vacaciones, me encanta explorar el destino corriendo, normalmente temprano por la mañana, cuando todo está más tranquilo. Puedes cubrir más distancia que caminando, puedes ver diferentes luces y encontrar lugares que no están en las rutas más convencionales”, comenta la atleta.

 

9. Salud mental

Correr ayuda a deshacerse del exceso de adrenalina y otras hormonas. Puede ayudar a estar en calma, relajados y a mantener las cosas en perspectivas. Puede liberar la mente de preocupaciones diarias y problemas.

 

10. Aprendes

Ejercitarse corriendo ofrece muchas lecciones de vida muy útiles: que el trabajo duro vale la pena, cómo proponerse metas y esforzarse para conseguirlas... También enseña que podemos realizar nuestros sueños si ponemos empeño en ello, que tienes que comprometerte para hacer algo bien y que puedes inspirar a otros desafiándote a ti mismo.