Buscar
13:02h. Sábado, 16 de Diciembre de 2017

Después de correr un maratón, el corazón del atleta queda afectado entre una y tres semanas

Realizar ejercicio tres veces por semana en sesiones de unos 20 minutos a intensidad elevada o 30 minutos cinco veces por semana de actividad ligera es "más que suficiente" para mantener un buen estado de salud, según el director de la 29ª Reunión Anual de Imagen Cardíaca y profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid, Miguel Ángel García-Fernández.

Foto: lainformacion.com
Foto: lainformacion.com

La moda del deporte ha hecho que aparezcan algunos problemas de salud, sobre todo en lo relativo al corazón, que se pueden evitar si se toman las medidas necesarias. De hecho, aunque se sabe que el ejercicio físico es bueno para la salud, éste tiene que ser en su justa medida, ya que diferentes estudios han puesto de manifiesto que el ejercicio incontrolado favorece la aparición de arritmias.

En este sentido, la directora del Centro de Medicina del Deporte del Consejo Superior de Deportes, Araceli Boraita, ha recordado que la muerte súbita es la patología "más temida" por los deportistas y ha destacado la importancia de las técnicas de imagen cardíaca para detectar las dos enfermedades que favorecen dicha patología: la miocardiopatía hipertrófica (un agrandamiento del ventrículo izquierdo) y la miocardiopatía arritmogénica.

"El desarrollo de las nuevas técnicas modernas de ecocardiografía avanzada ha permitido disponer de pruebas muy sofisticadas de deformación miocárdica, con las que podemos estudiar mejor la fisiología del corazón. Así, hemos podido constatar que después de una maratón el miocardio está afectado un periodo de tiempo de unas tres semanas. Falta por saber qué pasa realmente en el corazón a largo plazo. Estamos empezando a conocer los cambios que se producen y que éstos favorecen la aparición de arritmias", ha explicado García-Fernández.

 

Signos de alarma en nuestro corazón

Por todo ello, y debido a que cada vez son más los que se suman a las carreras populares y a los maratones, los expertos han pedido "no bajar la guardia" y han explicado que hay diferentes signos de alarma que, cuando aparecen, es necesario reducir el ritmo y visitar a un cardiólogo.

Éstos son la sensación de que el corazón late de forma irregular, la presencia de dolor en el pecho, mareos y sudor frío. Si no se atiende a estos síntomas, tal y como ha avisado Boraita, se pueden producir daños en el corazón que pueden ser irreversibles.

No obstante, la experta ha reconocido que actualmente quedan "muchas preguntas por contestar", dado que "no se sabe" cómo el entrenamiento modifica esas lesiones. "Lo que sí que es un hecho constatado es que el ejercicio intenso produce unas arritmias y que hay alteraciones en el corazón reversibles. Por eso, se recomienda hacer un estudio de imagen cardíaca superados los 45 años", ha recalcado.