Buscar
14:52h. lunes, 21 de septiembre de 2020

Consejos para reducir el riesgo de lesión en entrenamientos sobre asfalto

Todos los que corren son perfectamente conscientes de que se trata de un ejercicio que genera gran tensión sobre el organismo, puesto que cada paso implica cargar tres veces el peso corporal sobre las piernas y los pies. Muchos deportistas que entrenan sobre asfalto padecen problemas de rodilla y espalda, por lo que la firma Asics nos explica varios consejos para reducir los riesgos de lesión al ejercitarnos en esta superficie.

Foto: Asics
Foto: Asics

1. Varía tu ruta de entrenamiento.

Las aceras y carreteras son la opción preferida para la mayoría de los corredores. Sin embargo, éstas son también las superficies más duras e implacables. Intenta variar el terreno sobre la que corres para reducir la tensión sobre tu cuerpo:

- Trata de correr en senderos sin asfaltar o en caminos forestales cercanos.

- Si dispones de una pista de atletismo en tu localidad, completa tu entrenamiento con varias vueltas sobre la misma cada cierto tiempo.

- Prueba a correr en montaña o sendero. Además de servir para tu entrenamiento, puedes disfrutar de un buen día al aire libre.

Estas variaciones en tu entrenamiento no sólo son buenas para tus piernas y pies, sino que también ayudan a romper la monotonía y pueden aportar una motivación adicional.

 

2. Rompe tu hábito de entrenamiento.

La clave está en variar tu entrenamiento. Algunos runners caen en la rutina de correr una distancia determinada a cierta velocidad repetidamente. El esfuerzo repetitivo puede ralentizar tu evolución, además de ser muy duro para el cuerpo.

La forma más sencilla de variar tu entrenamiento es seguir un programa específico, ya que proporciona equilibrio y variedad gracias a la combinación de carreras largas y cortas, así como diferentes tipos de ejercicio, como intervalos y ritmos.

 

3. Asegúrate de llevar el calzado adecuado.

El calzado juega un papel relevante a la hora de prevenir lesiones, por lo que resulta de vital importancia que elijas el tipo de zapatilla que mejor se ajuste a tus características y fisionomía.

 

4. Ejercita tus pies.

Encontrar el calzado adecuado es importante, pero son tus pies los que corren. Hacer ejercicios para fortalecer sus músculos ayudará a proteger tus pies, gracias al desarrollo de un sistema muscular fuerte. Estos ejercicios pueden también ayudar a mejorar tu rendimiento, puesto que incrementan la fuerza de apoyo del pie.