Buscar
07:13h. lunes, 06 de julio de 2020

Consejos para el cuidado de los pies antes de empezar a correr

Cada vez es mayor el número de personas que practican running para mantenerse en forma por los múltiples beneficios que aporta a nuestra salud. De hecho, según un estudio publicado en el Journal of the American College of Cardiology, salir a correr de forma moderada dos o tres días por semana incrementa la esperanza de vida.

Foto: Flickr
Foto: Flickr

Ahora bien, a pesar de que es una práctica saludable, es necesario tener en cuenta una serie de pautas para no lesionarse y, en concreto, para cuidar los pies porque cuando se corre se multiplica en esta parte del cuerpo de dos a cinco veces el peso del cuerpo.

Por ello, la podóloga en el Centro de Salud del Pie, Zulema Matías Martín, ha destacado la necesidad de cuidar los pies antes de salir a practicar running. En este sentido, es importante trotar brevemente antes de la carrera y realizar estiramientos progresivos "y sin forzar" en hombros, cuello, lumbares, cuádriceps, ingles, pantorrilla, gemelos y tendón de Aquiles.

 

Zapatillas y superficies

Y es que, si bien salir a correr fortalece la musculatura intrínseca del pie y del tobillo, también puede provocar ampollas, uñas encarnadas, rozaduras, hematomas subungueales, tendinopatías y sobrecargas. Ante esto, cobra especial importancia las zapatillas que se utilicen.

"Las zapatillas son un aspecto importante, ya que es el nexo de unión entre el aparato locomotor y el terreno. Muchas de las lesiones se producen por una mala elección de la zapatilla o por su mala utilización", ha recalcado la también miembro de la plataforma Saluspot, para recomendar aquéllas que tienen un contrafuerte rígido que proporcione al pie estabilidad durante la carrera y que se puedan doblar sólo en la zona de los dedos.

Respecto a la superficie sobre la que es más recomendable correr, la experta ha aconsejado practicarlo en caminos de tierra y huir de las zonas con hierba, las aceras o la arena de la playa. "Las aceras son las superficies más duras y no tienen absorción de impacto, ya que todo lo absorbe la pierna y le pie. Las pistas de cemento también son muy agresivas, al igual que el asfalto o la playa", ha apostillado.

Por todo ello, Matías Martín ha recomendado a todas las personas que decidan salir a correr que se realicen un riguroso estudio biomecánico con el podólogo para detectar una patología que, no descubierta a tiempo, provoque lesiones "irreparables" en las articulaciones.