Buscar
22:43h. martes, 29 de septiembre de 2020

El Colegio de Fisioterapeutas de Madrid aconseja regalar a los niños juguetes que fomenten la actividad física

El Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (CPFCM) recomienda a los niños que en sus cartas a los Reyes Magos incluyan juguetes que fomenten la actividad física, para así contrarrestar las repercusiones negativas que pueden acarrear aquéllos que no implican moverse o sociabilizarse.

Foto: PDM – Europa Press
Foto: PDM – Europa Press

"Queremos sensibilizar a los niños, pero también a los padres, sobre los beneficios de las actividades físicas y los deportes en grupo, invitándoles a que estas navidades elijan regalos que los fomenten", ha señalado el secretario general de esta entidad, José Santos.

Para este experto, los niños realizan demasiadas actividades sedentarias, lo que "va en contra del desarrollo saludable y equilibrado de su tono muscular, fomentando su acortamiento y falta de flexibilidad, lo que los hace más vulnerables a sufrir lesiones". De hecho, y según un estudio elaborado por esta entidad, los niños madrileños de entre 6 y 8 años "ven más de 9 horas semanales de televisión y dedican 2 horas y media a las videoconsolas".

"Excepto en el recreo y en las clases de educación física, los niños pasan toda su jornada escolar sentados. Cuando terminan, además, muchos de ellos realizan actividades complementarias como idiomas o música y, al llegar a casa, hacen los deberes, ven la televisión y comen, con lo que pasan la mayor parte de su día sentados", ha explicado Santos.

 

Dolor de espalda infantil

Si se consigue estimular a los niños para que realicen actividades físicas, se les ayuda a "ejercitar su musculatura y capacidad cardiovascular" para así evitar la aparición de "dolor de espalda infantil", algo que cada vez sucede "más temprano", ha añadido Santos.

En este sentido, los padres tienen un papel muy importante para "fomentar en el niño hábitos que le hagan desear juguetes saludables". Para ello, Santos apunta que los progenitores deben "hacer un trabajo previo a la fecha en que reciben el regalo", e incluso que ellos mismos "formen parte de ese entorno y sean partícipes de los juegos de sus hijos".