Buscar
11:40h. jueves, 26 de noviembre de 2020

El ciclismo, la bicicleta estática y el spinning como métodos de recuperación tras un maratón

Aunque el ciclismo convencional al aire libre sea más divertido, no sirve para mantener la condición física específica de la carrera atlética. Puede que nos incomode la idea de permanecer en interiores, pero realizar por ejemplo una clase de spinning resulta mucho más eficaz a la hora de replicar los entrenamientos de running, además de suponer una excelente manera de acelerar tu motor aeróbico.

Foto: imujer.com
Foto: imujer.com

Para conseguir un estímulo similar, Mario Fraioli nos recuerda en su Guía Oficial Rock'n'Roll de entrenamiento para maratón y medio maratón que deben durar una vez y media más que los entrenamientos normales de carrera. Así, para reproducir una carrera de recuperación de 60 minutos en ruta, tendrías que pedalear durante 90 minutos a un esfuerzo equivalente en rodillo o bicicleta estática.

Si utilizamos un pulsómetro para vigilar nuestra frecuencia cardíaca, descubriremos que ésta suele ser, por norma general, de unas 15-20 pulsaciones por minuto menos en bicicleta que mientras corremos a pie.

Respecto a esfuerzos más intensos, como las sesiones interválicas y las carreras continuas, cabe aplicar el mismo principio: los intervalos de 3:00 a un esfuerzo propio de una prueba de 5 km se corresponden con 4:30 de bicicleta a un esfuerzo o frecuencia cardíaca equivalente, mientras que una carrera continua típica de 30 minutos en ruta equivale a 45 minutos al mismo esfuerzo (o frecuencia cardíaca correspondiente) en bicicleta.

 

Ventajas del spinning

Para determinadas sesiones, es preferible usar una bicicleta de spinning en lugar de la clásica bicicleta estática porque la resistencia puede controlarse con facilidad y podemos levantarnos del sillín para reproducir el movimiento al hacer intervalos.

Para activar los músculos específicos de carrera atlética de forma correcta y conservar un buen ritmo de zancada, hay que trabajar principalmente a una resistencia entre baja y media, así como mantener una cadencia elevada (90-100 revoluciones por minuto).

Otra de las ventajas del spinning es la ausencia de impacto, un hecho que facilita una rápida recuperación y te permite practicar más intensamente y con mayor frecuencia de lo que podrías o deberías con la carrera atlética.