Buscar
01:33h. Sábado, 21 de septiembre de 2019

Los cinco beneficios más importantes del running para nuestra salud

Está totalmente demostrado que realizar una actividad física de manera regular resulta vital para nuestro cuerpo. La práctica del running tiene diversos beneficios, entre los que destacan la mejora de la salud y el aumento de la esperanza de vida. Aunque sea una obviedad, Kalenji nos explica en su página web que nunca está de más recordarlos.

Fotos: Kalenji
Fotos: Kalenji

1. Mejor control del peso

El running es uno de los medios más eficaces para acelerar la combustión de calorías, incluso con sesiones de entrenamiento relativamente breves. Además, cuanto más intenso sea el esfuerzo, más calorías quemará el organismo. Las grasas se movilizan especialmente cuando la sesión se realiza a menos del 75% de la frecuencia cardíaca máxima. Pero, al final, lo mejor es efectuar un trabajo sostenido. La combustión de calorías es muy importante durante el esfuerzo, pero también al acabar de realizarlo.

 

2. Reducción continuada de la edad de la forma física

¿Se puede calcular la esperanza de vida teórica de un individuo con un simple cuestionario? Investigadores noruegos llevan años trabajando en ello y los resultados de sus estudios -en los que han participado hasta ahora varias decenas de miles de voluntarios- son lo bastante concluyentes como para ser tenidos en cuenta. Según estos científicos, la edad cronológica (la fecha de nacimiento) cuenta menos que la edad de la forma física (la salud cardiovascular) para predecir una muerte prematura (respecto a la media del país). En concreto, una buena VO2máx es más importante que un nivel de colesterol alto, una tensión arterial elevada o incluso que un consumo habitual de tabaco. La mejor manera de reducir la edad de la forma física, según los especialistas noruegos, es practicando una actividad deportiva como el running de manera habitual.

 

3. Envejecer mejor

Una investigación realizada con 20.000 personas -hombres y mujeres con una edad media de 49 años- dividió el grupo en cinco categorías según su nivel de condición física (después de realizar un test aeróbico en una cinta de correr). Durante la década siguiente, se estudiaron los historiales médicos (con el acuerdo previo y por escrito de cada participante) y se comprobó que el grupo mejor entrenado, una vez entrado en los cincuenta, era el que desarrollaba de manera más tardía las ocho enfermedades crónicas asociadas al envejecimiento (diabetes, Alzheimer, cánceres de colon y de pulmón y enfermedades cardiovasculares).

 

4. Un remedio para el estrés

Numerosas publicaciones científicas han confirmado que el ejercicio físico acelera la creación de nuevas neuronas, estimula la memoria y juega un papel positivo en el tratamiento de la depresión. Respecto a este impacto favorable del deporte sobre la actividad cerebral, un estudio canadiense ha puesto de relieve su importancia para la gestión del estado de ánimo en las ratas de laboratorio. Según dicho estudio, las ratas estaban menos ansiosas y eran menos receptivas al estrés en las pruebas efectuadas después de varias semanas de ejercicio. Sin embargo, estos beneficios desaparecían tras un mes de sedentarismo.

 

5. Una mejor salud ósea

El reproche que muchas veces se le hace al running es que obliga al esqueleto a soportar una serie de impactos repetidos. Sin embargo, esta acusación no tiene en cuenta que los huesos necesitan los impactos para conservar su densidad. Un estudio americano realizado con varias decenas de miles de mujeres de más de 50 años demostró que el riesgo de acabar con una prótesis de cadera disminuía en un 40% si corrían o caminaban al menos cuatro horas a la semana.