Buscar
18:17h. martes, 04 de agosto de 2020

Algunos consejos sobre técnica de carrera específica para trail running

Algunos expertos dicen que el running es una actividad inercial cuya misión se reduce a correr con fluidez y mantener el impulso. Por tanto, para correr se necesita muy poca fuerza: las primeras zancadas te ponen en movimiento y después la atención se centra en conservar la inercia.

Foto: ericjlee.com
Foto: ericjlee.com

Para reducir la fatiga, las molestias musculares y los dolores, tu cuerpo ajusta intuitivamente el movimiento. Los corredores de asfalto suelen confiar en los pies para ajustar el impulso de su zancada en caso de que pierdan el equilibrio. Cuando se desconocen las superficies y la desigualdad del terreno, los pies pueden estar en peligro si usamos las mismas técnicas empleadas sobre el asfalto, dando como resultado una caída en la tierra, las piedras o las rocas, o bien una lesión.

Por eso, tal y como nos recuerda Jeff Galloway en su Guía para el corredor de montaña, para evitar contratiempos lo mejor es realizar ligeros ajustes técnicos. Algunos de ellos son tan sutiles que tal vez ni los notes. Puedes reducir el riesgo de lesión y disfrutar más de la ruta si pruebas los siguientes consejos y usas aquéllos que te funcionen:

 

1. Los tobillos

Deja que el tobillo haga la mayor parte del trabajo. El origen anatómico de la eficiencia en humanos es la combinación del tobillo, los gemelos y el tendón de Aquiles. Se trata de un sistema sumamente sofisticado de palancas, resortes, equilibradores, etc., que implican cientos de componentes muy bien coordinados.

Los expertos en biomecánica creen que este grado de desarrollo no era necesario para caminar. “Cuando nuestros remotos antepasados tuvieron que correr para sobrevivir, la evolución alcanzó un nuevo nivel de rendimiento”, afirma Galloway.

 

2. Los gemelos

Usa los gemelos solo cuando sea necesario: cuando un corredor desarrolla una técnica eficiente de carrera y emplea la proporción correcta de caminar y correr, con una intervención muy pequeña de los gemelos se produce una continuación fluida del movimiento de avance.

A medida que los gemelos van estando en mejor forma y se aplica la estrategia correcta de correr-caminar-correr, se puede seguir adelante, kilómetro a kilómetro, con poco esfuerzo percibido. Otros grupos musculares sirven de soporte y ajustan el proceso. Cuando sientas molestias y dolores que puedan deberse a tu manera de correr, volver al uso mínimo del tobillo y del tendón de Aquiles permite a menudo que vuelvas a sentir rápidamente la fluidez y la eficiencia debidas.

 

3. Amplitud de zancada

Reducir la amplitud de zancada y mantenerte cerca del suelo disminuirá el esfuerzo y el riesgo de lesión. Este modo de desplazamiento se basa en el trabajo del tobillo, reduce la fatiga en los gemelos y es la principal razón de que los corredores bajen el ritmo al final de las competiciones.

Este movimiento mínimo te permitirá tener un mayor control al acercarte a los peligros de cualquier ruta de trail, y de esta forma podrás ponerte a caminar o detenerte con más facilidad. También reducirás el riesgo de lesión del tendón de Aquiles y de los gemelos.