Buscar
01:28h. sábado, 18 de septiembre de 2021

Algunos consejos naturales para correr la San Silvestre

Un año más, desde que en 1964 se disputara su primera edición, la San Silvestre Vallecana vuelve a ser el acontecimiento ideal para cerrar el año para los 40.000 deportistas y aficionados que serán fieles a esta tradición.

fotonoticia_20141107202842_644
Foto: Europa Press

Sin embargo, puede que el esfuerzo nos juegue una mala pasada por culpa de sobrecargas y lesiones. Para acelerar la recuperación y solventar los distintos trastornos se puede contar con la osteopatía y las terapias naturales.

Sufrir durante una carrera sensaciones que molestan es algo habitual, bien por la acomodación del ejercicio, por la fatiga o por una mala técnica. "Hay que escuchar al cuerpo para reconocer si el dolor puede ir más allá o sólo queda en un susto. Correr con dolores es una señal de que algo no va bien. Si después de 1 a 3 kilómetros perdura, continuar es un error". Igualmente, hay que parar “si el dolor te obliga a correr mal”, explica el responsable del Comité Científico de Osteopatía de la Asociación de Profesionales y Autónomos de la Terapias Naturales, Gabriel Díaz.

 

Cómo prepararse para correr

Para que nuestro organismo salga invicto de una carrera como la San Silvestre es fundamental realizar un adecuado calentamiento, hidratarse y estirar al inicio y al finalizar, ya que antes de someter al cuerpo a un esfuerzo como éste es necesario activarlo con una serie de ejercicios que lubriquen las articulaciones y aumenten la frecuencia respiratoria y cardíaca y el flujo sanguíneo a los músculos.

Para que nuestro organismo salga invicto de una carrera como la San Silvestre es fundamental realizar un adecuado calentamiento, hidratarse y estirar al inicio y al finalizar.

Lo ideal es comenzar realizando de 3 a 10 respiraciones profundas y tranquilas, centrándonos en mantener todo el cuerpo relajado y animarse mentalmente. Visualizar, imaginar y sentir que todo va a ir bien a pesar de los sufrimientos que puedan surgir en carrera.

A continuación, conviene hacer movilizaciones articulares durante 5 minutos, acompañadas después por un trote suave de 10 minutos. Seguimos con estiramientos dinámicos y ejercicios de técnica de carrera para entrar en calor. Finalmente, terminamos con varias repeticiones de aceleraciones cortas de unos 100 metros con elevada intensidad.

"Es importante haber acabado estos ejercicios 10 minutos antes de que comience la carrera para no estar mucho tiempo inactivo y quedarse frío", destaca el experto. Otro punto a tener en cuenta antes, durante y después de la competición es la hidratación, que mejora el rendimiento y prepara al corredor de una manera adecuada ayudando en la prevención de lesiones. Lo mejor es beber agua, ya que es el líquido que más rápido absorbe el organismo.

Una vez alcanzada la meta, lo aconsejable es que el corredor realice una serie de estiramientos suaves y, si hay dolor, que se introduzca en un bañera con hielo "por su efecto analgésico y antiinflamatorio", concluye Gabriel Díaz.