Buscar
14:03h. lunes, 21 de septiembre de 2020

Una investigación danesa asocia la personalidad del corredor con el riesgo de padecer lesiones

Un estudio publicado por el Orthopaedic Journal of Sports Magazine afirma que aquellas personas que empiezan a correr y son extrovertidas, tienen algo de sobrepeso y una edad superior a los 55 años son más propensas a lesionarse que otros novatos de entre 35 y 45 años de carácter más serio e índice de masa corporal esbelta.

Foto: Saludpasion
Foto: Saludpasion

Estas conclusiones se basan en los análisis que unos investigadores especializados en medicina deportiva llevaron a cabo en Dinamarca sobre la actividad de más de 900 corredores noveles durante un periodo aproximado de un año. De ellos, 254 sufrieron lesiones musculares que repercutieron en los entrenamientos en el tiempo que duró el estudio.

A continuación, los expertos compararon diferentes aspectos entre quienes padecieron lesiones y los que no tuvieron ningún tipo de problema. Por lo que respecta a la estructura física y a la edad, los resultados no arrojaron ninguna sorpresa, ya que los corredores más propensos a lesiones fueron aquéllos que tenían entre 45 y 65 años e índices de masa corporal superiores a los 30 puntos.

Lo que sí sorprendió a los investigadores fue la relación que hallaron entre los perfiles de personalidad de los runners y la tendencia a sufrir lesiones: los que más encajaban con el estereotipo de la personalidad A (orientados a los resultados, exigentes, serios y competitivos) estaban menos expuestos que quienes formaban parte del tipo de personalidad B (extrovertidos, creativos, sociables y prácticos).

 

Una posible explicación

Aunque estas interpretaciones no son concluyentes, una posible explicación que los analistas ofrecen es que los corredores novatos con este perfil extrovertido tienden a disociar más durante el ejercicio, es decir, a pensar más en temas que no tienen nada que ver con la actividad que están desarrollando en ese momento, por lo que no perciben las señales de dolor del organismo que indican que se está generando una lesión, aparte de que no prestan tanta atención al camino y, por tanto, tienen mayores probabilidades de tener algún percance que quienes corren con un mayor grado de concentración.