Buscar
22:27h. martes, 29 de septiembre de 2020

Un estudio científico predice que ningún maratoniano bajará de las dos horas antes de 15 ó 20 años

Según el portal news.discovery.com, un estudio científico publicado por la revista Journal of Applied Physiology y corroborado por el Laboratorio de Rendimiento Humano de la Universidad de Texas asegura que el límite humano de tiempo en el que alguien podrá algún día acabar un maratón se encuentra en 1h 57’ 58”, así como que nadie será capaz de bajar de las dos horas hasta dentro de unos 15 ó 20 años.

Foto: http://blogs.voanews.com
Foto: http://blogs.voanews.com

El récord de la maratón ha sido mejorado en 52 minutos desde que en 1905 el estadounidense John Haynes ganó con 2h 55’ en los Juegos Olímpicos de Londres. Década a década se ha ido reduciendo este crono de manera notable: en los 50 era de 2h 15’, en los 60 de 2h 08’ y, a partir de ahí, los avances fueron más comedidos hasta alcanzar el mejor tiempo actual, logrado por el keniano Patrick Makau en el Maratón de Berlín de 2011 con 2h 03’ 38”.

Un documento publicado en la revista Journal of Applied Physiology predijo que el primer maratón en el que se parará el crono en menos de dos horas se verá dentro de unos 12-25 años. La ciencia también determina que el primer atleta que baje de las dos horas reunirá las condiciones físicas que presentan ahora los deportistas africanos de fondo. Según el estudio, el corredor que lo consiga será aquél que sea capaz de mantener durante el mayor tiempo posible el máximo porcentaje de VO2, que es la cantidad máxima de oxígeno que el organismo puede absorber, transportar y consumir por unidad de tiempo determinado. O, dicho de otra manera, el máximo volumen de oxígeno en la sangre que nuestro organismo puede transportar y metabolizar.

Un atleta que compite en carreras de 10 kilómetros puede, por lo general, sostener un nivel del 65 al 70% de su límite, mientras que en los maratonianos de élite esta cifra llega al 88% durante todo el trayecto.

Pero esto tampoco es suficiente. Aparte de reunir la mezcla perfecta de genética, entrenamiento y nutrición, la mente del corredor capacitado para bajar de las dos horas tiene que encontrarse en perfecto estado de fortaleza. Y luego están los factores externos, como las condiciones climáticas, que deben ser las más adecuadas: sin viento y con una temperatura de 15-16ºC. Por otro lado, el circuito debe ser llano, por lo que dos maratones idóneos para que se produzca este record histórico podrían ser los de Londres o Berlín.