Buscar
10:49h. Sábado, 20 de Octubre de 2018

Todo a punto para que comience la Transvulcania más reñida, con 3.000 corredores de 50 países

La séptima edición de la Plátano de Canarias Transvulcania arrancó este miércoles con una rueda de prensa en la que estuvieron representados el Cabildo Insular de La Palma (entidad organizadora, a través de la empresa pública SODEPAL) y los atletas Anna Frost, Emelie Forsberg y Zigor Iturrieta, con José Antonio de Pablo 'Depa' ejerciendo de maestro de ceremonias.

Foto: Jorge Puhl / Transvulcania
Foto: Jorge Puhl / Transvulcania

Los participantes subrayaron el alto nivel deportivo de la edición 2015, así como la enorme proyección alcanzada por el evento en su corta etapa de vida. El presidente del Cabildo Insular, Anselmo Pestana, consideró las cifras de la inminente edición, con 3.000 corredores de casi 50 nacionalidades, como un ejemplo de la proyección internacional alcanzada por la prueba.

“A los palmeros y palmeras nos enorgullece tener un evento de esta trascendencia”. Como muestra, destacó los más de 400 voluntarios con los que cuenta la Plátano de Canarias Transvulcania, una cifra que escala hasta las 700 personas si se valoran todas las activamente involucradas en su organización. “Queremos demostrar al mundo que tenemos la capacidad de organizar eventos de escala internacional”, lo que enlazó con la reciente celebración en la isla del circuito World Padel Tour.

El Consejero de Deportes del Cabildo, Mariano Hernández, empezó por agradecer a los patrocinadores su papel esencial en sacar adelante esta celebración deportiva. Hernández también quiso destacar la capacidad de traspasar fronteras que ha alcanzado la Plátano de Canarias Transvulcania, con corredores top procedentes de nuevos circuitos como los de Asia, Oceanía y África.

 

Novedades

Entre las novedades de este año apostó por la tremenda ambición de la cobertura de streaming (vídeo en directo a través de Internet) prevista para este sábado, con casi diez horas de emisión. “Para el futuro”, concluyó, “queremos dar un mejor servicio a los corredores y llevar aún más lejos el nombre de la isla de La Palma”.

Por último tomaron la palabra los atletas invitados, comenzando por Zigor Iturrieta. El corredor vasco, ganador de Transgrancanaria 2011 y podio en el Ultra-Trail del Mont Blanc, explicó gráficamente que en su participación anterior en 2013 “pensé que me había equivocado de carrera, porque todo el mundo salió al sprint. No me parece normal que se salga tan rápido”.

En esta ocasión, Iturrieta será uno de los nombres más relevantes de la modalidad de Maratón (44 km, desde el Refugio del Pilar al Puerto de Tazacorte), aunque acude contra el consejo de su médico. “Si se entera que estoy aquí, me mata”, bromeó al describir la hernia inguinal que le ha impedido participar en la prueba reina. “Pero no quería perderme esta carrera”.

 

Anna Frost y Emelie Forsberg

Anna Frost, que también se ha descartado para la modalidad de 73 kilómetros, desveló que sus recientes pruebas médicas no han arrojado un resultado concluyente. La única mujer que ha ganado dos veces Transvulcania comentó resignada que “todavía no sé lo que me ocurre. Seguiré visitando a los especialistas hasta encontrar una solución”.

En el lado positivo comentó que su lesión “no me impide caminar rápido, siempre que sea cuesta arriba”, por lo que confirmó que efectivamente estará en el Binter Kilómetro Vertical. La corredora neozelandesa quiso poner el acento en la participación de otros atletas del Hemisferio Sur, como Blake Hose, Vlad Ixel, Ryan Sandes y Landie Greyling, que convertirán a la edición 2015 en una de las más reñidas de la historia.

Emelie Forsberg, vigente campeona del mundo de Skyrunning y ganadora de Transvulcania 2013, cerró el turno de intervenciones comentando que su decisión de ultimísima hora de participar en La Palma tiene sentido desde el punto de vista de su planificación deportiva, a pesar de que apenas han pasado tres semanas desde que colgó los esquís. Con el Mount Marathon Race de Alaska como horizonte, Forsberg quiso valorar además el buen ambiente que se respira en la isla durante la celebración de su Ultramaratón.