Buscar
18:25h. martes, 04 de agosto de 2020

Dos montañeros son rescatados a más de 2.500 metros de altitud en Sierra Nevada

Agentes de la Guardia Civil han rescatado durante la madrugada de este sábado a dos montañeros -varones de 25 y 21 años de edad- que habían realizado una ascensión al Pico del Caballo, en Sierra Nevada, y a los que sorprendió la noche sin poder alcanzar un refugio.

Foto: Naturalia1
Foto: Naturalia1

Según ha informado en un comunicado la Benemérita, a las 20,00 horas recibieron el aviso procedente del Servicio de Emergencias del 112, que ha confirmado a Europa Press que se trata de dos varones de 25 y 21 años de edad que alertaron a las 18,48 horas del viernes de que "no podían bajar porque se les había roto un frontal y, por ello, necesitaban auxilio". De esta manera, esta persona explicaba que había ascendido al Pico del Caballo con un compañero y que no podían regresar ya que "carecían de crampones" para avanzar por la nieve y el hielo.

Los especialistas del Servicio de Montaña les orientaron por vía telefónica para que pudieran realizar un descenso por las zonas de "menor dificultad". No obstante, se tomó la decisión de ir en su rescate para "evitar males mayores", toda vez que "carecían de material para progresar y que la ropa de abrigo no era la adecuada".

Así, un equipo formado por tres componentes del Servicio de Montaña de la Comandancia de Granada partió hacia la localidad de Nigüelas por la pista forestal que asciende hacia el Cortijo de Fuente Fría. Tras esto, comenzaron una travesía a pie que se prolongó hasta las 5,00 horas, puesto que "les fue imposible continuar en el vehículo todoterreno". Finalmente, localizaron a la citada hora a los montañeros en una cota de 2.550 metros de altitud sobre el nivel del mar.

 

Síntomas de hipotermia

Los auxiliados, que no contaban con la ropa ni el material adecuado para este tipo de actividades, presentaban síntomas de hipotermia. Además, uno de ellos se encontraba lesionado como consecuencia de una caída. Es por ello que los rescatadores les facilitaron unos crampones y ropa de abrigo y les ayudaron a realizar un descenso por la nieve y el hielo que se prolongó hasta las 8,30 horas, momento en el que alcanzaron la posición del vehículo oficial de la Guardia Civil y los trasladaron hasta la localidad de Padul, en la que residen.