Buscar
13:57h. sábado, 26 de septiembre de 2020

Juanito Oiarzabal estará presente en el Sahara Marathon para apoyar la causa saharaui

Juanito Oiarzabal, el hombre que más ochomiles ha ascendido, visitará por primera vez el Sahara para participar en el Sahara Marathon. Lo hará la semana próxima junto al resto de la expedición, compuesta por corredores de 25 países, que viaja a los campamentos de Tindouf para celebrar la decimocuarta edición de esta carrera solidaria que apoya la causa saharaui a través del deporte.

Foto: Juan Oiarzabal - Sahara Marathon
Foto: Juan Oiarzabal - Sahara Marathon

Oiarzabal vive en las alturas. Todas las líneas de su currículum están más arriba de los ocho kilómetros de altitud. Es el alpinista que más ochomiles ha ascendido en el mundo: 26, y el único que ha subido en dos ocasiones los cuatro ochomiles principales: Everest, K2, Kangchenjunga y Lhotse.

En 1999 fue la sexta persona en completar los catorce ochomiles. En 2001, tras ascender de nuevo el Everest, esta vez sin oxígeno, se convirtió en el tercer hombre en completar los catorce ochomiles sin oxigeno. Su actual proyecto es realizar por segunda vez los catorce ochomiles, algo que nadie ha logrado aún. Para ello, le faltan cuatro ochomiles: Broad Peak, Nanga Parbat, Shisha Pangma y Dhaulagiri, la montaña por la que siente más respeto.

La parte más difícil ya la tiene, pues ha repetido los diez ochomiles más complicados. Si todo va bien, dependiendo de la financiación, pretende marchar este verano a Pakistán e intentar repetir el Broad Peak. En estos momentos acaba de regresar del Aconcagua, montaña que ha ascendido en 29 ocasiones.

 

Primer viaje al Sahara

A pesar de no estar en condiciones físicas para correr el maratón, Juanito no ha dudado en sumarse a este proyecto. “Es un evento necesario para apoyar al pueblo saharaui, que aún debía contar con más ayuda dada la situación en que se encuentra esta gente en los campos de refugiados. Todos debemos estar concienciados de la situación por la que atraviesan los saharauis. Por eso es necesario estar allí apoyándoles. Debido a la amputación de los dedos de los pies por las congelaciones en los últimos años, no corro; hago mucha bicicleta de montaña y también de carretera. Correr me supone un esfuerzo añadido. En cualquier caso, valoraré allí si me es posible hacer al menos la carrera de 10 kilómetros en solidaridad con el pueblo saharaui. Si no, haría los 42 kilómetros del maratón en bicicleta”, ha declarado.

Será la primera ocasión en la que el montañero pise el inmenso desierto del Sahara. “Nunca he estado en el desierto el Sahara. Mi única experiencia en un desierto fue cruzar el Taklamakan, en el año 2000. Fueron treinta días andando con camellos para un reportaje de Al Filo de lo Imposible”, comenta.

Juanito Oiarzabal compartirá sus vivencias en las montañas del mundo con los jóvenes saharauis y, además, como es un gran cocinero, va a retar a las mujeres saharauis en la cocina con su especialidad, el bacalao al pil-pil.