Buscar
12:50h. lunes, 21 de septiembre de 2020

El etíope Gebremariam cree que el récord de maratón podrá bajarse hasta 1 hora y 58 minutos

Gebregziabher Gebremariam, campeón del mundo de cross y vencedor del maratón de Nueva York, aseguró que en los próximos 10 ó 15 años el récord mundial de los 42,195 kilómetros podría bajarse a las 2.02 horas, pero el tope lo establece en 1.58, registro que no cree "que pueda llegar a ver".

Foto: Ethiotrail
Foto: Ethiotrail

Gebremarian, de paso por Madrid para presentar la Ethiotrail, la primera carrera de montaña que se disputará en Etiopía el 17 de agosto dentro del Parque Nacional Abijatta-Shalla, en pleno corazón del Valle del Rift, habló sobre los límites del maratón, una prueba cuyo récord universal posee el keniano Wilson Kipsang con un tiempo de 2h03:23

"En los próximos 10 ó 15 años el récord podría estar en torno a 2.02 horas, pero lo máximo que se podría bajar creo que estaría sobre las 1.58 horas, pero eso yo ya no lo veré", señaló el atleta de Tigray.

A sus 29 años, Gebremariam, que se descubrió entre la élite en 2001 tras vencer en Dublín en un cross corriendo descalzo, aún se entrena "para ganar" y advirtió que aunque Kenia se muestra superior a su país en maratón, "hay jóvenes etíopes que pueden tener un gran futuro en esta distancia".

 

El deporte nos hace más felices

'Gebre', una de las innumerables perlas del atletismo etíope junto a Gebrselassie, Dibaba, Bikila, Defar, Bekele o Wolde, habló de la prueba que se disputará en pleno corazón del Valle del Rift, o lo que es lo mismo, la tierra de los campeones, en las distancias de 12, 21 y 42 kilómetros, con presencia de 250 extranjeros y otros tantos nacionales.

Se trata de una competición que también será Campeonato Nacional de montaña y combinará tramos de sendero con pistas forestales, subidas técnicas de piedra suelta, praderas y bajadas para atletas hábiles. En total, 1.200 metros de desnivel.

Después de la presentación de la carrera que tuvo lugar en Madrid. Gebremariam realizó un corto entrenamiento con un grupo de atletas aficionados, a los que mostró ejercicios "autóctonos" de estiramiento. Casi una hora en la que el etíope mostró una calidad humana a la altura de su palmarés. "El deporte se hace para ser más felices", dijo.