Buscar
01:14h. martes, 14 de julio de 2020

Ekaitz González e Itxaso Escondrillas se adjudican la carrera conmemorativa del Centenario del Cross Country en Bilbao

El vizcaíno Ekaitz González y la alavesa Itxaso Escondrillas, un estudiante de 21 años y una dentista de 28, resultaron ganadores de la carrera conmemorativa del Centenario del Cross Country del Club Deportivo Bilbao, el primero celebrado en España según las primeras normas internacionales.

Foto: lasterketak.com
Foto: lasterketak.com

Alrededor de 160 inscritos y 123 clasificados son cifras escasas para un evento que conmemora el centenario de su organización el 5 de abril de 1914, pero la tardía presentación de la carrera, apenas 72 horas antes de su celebración y con sólo 48 horas para formalizar la inscripción, han podido influir.

La prueba se corrió en asfalto en un circuito urbano de 3.100 metros, con paso por emblemáticos edificios de la ciudad, al que los atletas dieron dos vueltas en una matinal muy agradable.

Aquel cross en el recuerdo se celebró sobre 5,9 kilómetros en piso de tierra en una zona de Bilbao, entonces, de huertas y fincas donde los corredores debieron atravesar un riachuelo, con poca semejanza respecto al itinerario seguido este domingo por los participantes.

 

Premios y detalles conmemorativos

Ekaitz González, residente en Galdakao, con ficha por el CA Barakaldo y entrenado por Gonzalo Peña, un atleta de 800 y 1.500 metros en la pista que dos semanas antes ganó una prueba de ruta en Sopelana, se alzó vencedor en 19 minutos 57 segundos. Siempre fue líder por delante de un rival muy duro como Ander Díez, al que finalmente sacó 27 segundos de ventaja.

En la categoría femenina, copada por corredoras alavesas, la odontóloga Itxaso Escondrillas -vencedora esta temporada del Cross Ciudad de Irún y de la Milla de Getxo- se adjudicó el triunfo en 23 minutos 57 segundos. La atleta del Super Amara-Bidasoa Atletiko Taldea, que posee 11:28 en la prueba de obstáculos, llegó a la meta instalada junto a la sede del Club Deportivo Bilbao con amplia ventaja sobre Ángela Santamaría.

Todos los atletas que cruzaron la meta recibieron un diploma acreditativo de su participación con varios detalles idénticos al que obtuvieron los corredores en 1914. Entre ellos, una reproducción de la firma de Felipe Serrate, profesor de gimnasia y promotor deportivo del Bilbao de principios del siglo XX al que el Ayuntamiento dedicó una calle de acceso al campo de fútbol de San Mamés tras su muerte en 1923.