Buscar
18:22h. martes, 04 de agosto de 2020

Desafío Andalucía, ocho maratones en cuatro días para aumentar la tasa de donantes de órganos

Eduardo Rangel, cuya madre murió hace dos años esperando un trasplante, ha corrido este sábado su sexto maratón en tres días como forma de concienciar a la sociedad sobre la necesidad de aumentar el número de donantes de órganos.

Foto: Eduardo Rangel - Facebook
Foto: Eduardo Rangel - Facebook

La iniciativa del atleta aficionado, denominada Desafío Andalucía y que incluye ocho maratones en las ocho provincias andaluzas en sólo cuatro días, concluye este domingo con los recorridos de Málaga y de su localidad natal, Sanlúcar de Barrameda (Cádiz).

"Quería llamar la atención", ha afirmado antes del itinerario en Almería, ciudad a la que ha llegado tras hacer lo propio en Granada con un objetivo "solidario y deportivo, principalmente solidario", para conseguir donantes de órganos.

El Desafío Andalucía empezó en Huelva el jueves por la mañana, de ahí pasó a Sevilla por la tarde y el viernes lo dividió entre Córdoba y Jaén.

Rangel reconoce que hacer ocho maratones en cuatro días "es una brutalidad", y ha subrayado que el sacrificio está valiendo la pena y que "está saliendo todo muy bonito" pese a algún bache como en Córdoba, donde se encontró mal, aunque pudo continuar la marcha.

"Hay momentos en la carrera en los que no puedes tirar de las piernas, y aunque mucha gente diga que hay que tirar de cabeza, yo no creo en la cabeza y sí en el corazón y en esa motivación que está ahí arriba y que es la que me da fuerzas cuando me faltan", ha enfatizado en referencia a su madre fallecida.

 

Capacidad de sacrificio

Es el segundo año que este gaditano hace una iniciativa parecida después de que el año pasado corriera desde Sanlúcar de Barrameda hasta Córdoba.

La idea del atleta es llegar a 10.000 donantes, lo que significaría "duplicar la tasa de donantes a nivel nacional". Su mujer, Loli, le acompaña en esta iniciativa, "viviéndolo con mucha emoción y pasándolo bien y mal al mismo tiempo". Ella también es atleta popular y ha corrido junto a él en algunos tramos, a pie o en bici, como otros tantos aficionados que se han sumado al recorrido en las distintas provincias.

En cada una de estas sedes, Eduardo ha contado con un 'padrino', un atleta local que ha ejercido como anfitrión y que también corre junto a él durante algunos kilómetros.

Para correr ocho maratones en cuatro días, Rangel explica que "lo importante es entrenarla. Un deportista profesional quizás tenga más capacidad para llegar a esto, pero yo soy una persona común con mucha capacidad de sacrificio y que se ha preparado" para el reto.